El balón parado, arma letal en el CD Toledo

J. M. Loeches
-
El balón parado, arma letal en el CD Toledo - Foto: Yolanda Redondo

El conjunto verde ha marcado 15 de los 32 goles de esta temporada en acciones con la pelota parada. Álvaro Antón ha participado en casi todos, con faltas directas, penaltis y hasta un gol olímpico

Hay muchos aspectos del juego que se le pueden reprochar al CD Toledo. El cuadro verde, ahora entrenado por Manu Calleja y antes por Fran Cano, tiene defectos, como todos los equipos, pero esta temporada está reluciendo por su facilidad para generar peligro en acciones a balón parado. La estrategia le ha permitido marcar 15 de los 32 goles anotados, cerca de la mitad, que se han traducido ya en muchos puntos, como el pasado sábado en Las Delicias de Mora.
Si hay un futbolista que encarna esta virtud del conjunto capitalino ése es Álvaro Antón. El burgalés ha participado en doce de esos quince goles a pelota parada, aunque hay que decir que también ha influido en otros muchos que se han marcado en acciones a juego corrido.
Estas dianas se han ido repartiendo desde el arranque de la Liga. La primera llegó en la jornada 3, frente al Atlético Tomelloso en el Salto del Caballo, cuando precisamente Antón anotó de penalti el 2-0 defintivo. Dos jornadas después, un saque de esquina suyo le sirvió a Chato para abrir el marcador contra La Solana, mientras que en Tarancón, en la sexta jornada, Esparza marcó de cabeza en una falta lejana sacada por Dani Santigosa, otra jugada más a balón parado.
Aunque no sirvió de nada, Manu Gavilán también hizo de esta manera el 2-2 en el partido contra el Atlético Albacete en el Salto del Caballo, al sacar Antón una falta muy pasada que el sevillano introdujo en la portería con su pierna izquierda. Al siguiente fin de semana, el CD Toledo hizo tres goles en Villarrobledo. El 1-1 lo anotó Rubén Moreno después de sacar una falta lejana, mientras que Chato, tras un saque de banda, consiguió el 1-2. Los verdes no pudieron ganar finalmente y perdieron por 4-3.
A partir de ahí, Álvaro Antón sacó su catálogo e hizo dos faltas directas de manera consecutiva, en el gol que valía el 1-1 contra el Quintanar del Rey (luego se le ganó 4-1) y en el 0-3 en La Roda (el partido acabó 2-3). Descansó en las jornadas 12 y 13 y apareció de nuevo en la 14, frente al Azuqueca en casa, para anotar otra falta directa en el minuto 79 que valió por tres puntos (1-0). Pero es que el burgalés no ha parado de ‘salvar’ a su equipo porque en el Toledo-Madridejos se convirtió de nuevo en protagonista. Sacó el córner que supuso el 1-0 de Rubén Moreno y luego marcó de gol olímpico el definitivo 2-1.
Otra vez en Villarrubia, a pesar del tropiezo final (4-3), la escuadra toledana generó dos goles a balón parado. El propio Antón marcó el 0-1 en un penalti cometido sobre Manu Gavilán, mientras que sacó desde la esquina la jugada previa al 0-2 de Rubén Moreno, que tiró desde la frontal después de un rechazo. Contra el Calvo Sotelo Puertollano no salió ninguna de estas jugadas, pero en Las Delicias de Mora el CD Toledo volvió a ganar por esta vía. El 0-1 lo firmó Acuña de cabeza tras un córner y en una falta botada por Antón, Chato consiguió el definitivo 1-2 con el que los de Calleja se apuntaron otro derbi.