Los empresarios tienen «miedo» de la contrarreforma laboral

C.S.Rubio
-

La patronal regional pide que se saque de la negociación «la carga ideológica» y que se mantengan sus «aspectos positivos» de la actual legislación laboral, especialmente la flexibilidad para despedir

Los empresarios tienen «miedo» de la contrarreforma laboral - Foto: David Pérez


Los empresarios de Castilla-La Mancha tienen «entre miedo y preocupación» ante la contrarreforma laboral que prepara el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez. En este sentido, la patronal regional, más conocida bajo las siglas Cecam, reclama al Gobierno que saque de la negociación «el sesgo ideológico» y que  mantenga las cuestiones «positivas» de la legislación laboral impulsada por Rajoy en 2012.  
Básicamente, lo que piden es mantener la «flexibilidad» actual del mercado de trabajo. O lo que es lo mismo, la flexibilidad para poder despedir «cuando las condiciones económicas de la empresa» así lo requieran.
El presidente de la Cecam, Ángel Nicolás, toma aquí como suyas las palabras de la vicepresidenta Nadia Calviño cuando afirmó que «no toda la reforma laboral había sido negativa». «No se pueden hacer las cosas por ideología, todos tenemos cabeza y tripa, pero la cabeza tiene que estar fría», insiste el líder patronal. «Lo último que necesita el empleo es la inestabilidad, las empresas necesitan seguridad».
Donde sí pide la Cecam que entre esta ‘contrarreforma’ es en la regulación de «la nueva economía», mal llamada colaborativa,  «que paga menos impuestos, tiene menos regulaciones y laboralmente tiene menos derechos para los trabajadores». «Una competencia desleal» sobre todo para las empresas del transporte y de la hostelería.
El malestar de la Cecam con la agenda laboral del Gobierno también se extiende a la propuesta de elevar, de nuevo, el Salario Mínimo Interprofesional. Una cuestión que, según insisten, va a afectar a la creación de empleo y que va a favorecer «la economía sumergida». Como explica Nicolás, «al final lo que se hace es complementar salarios en ‘B’», ante la imposibilidad de muchas Pymes de hacer frente a los gastos sociales de una subida salarial.
Con todo, la patronal regional constata en su balance de primeros de año la desaceleración de la economía regional y nacional en 2019, que se mantendrá a lo largo de este 2020, según vaticina. Y es que, si bien «ha sido un año positivo en términos de crecimiento económico», la confianza empresarial ha caído, así como las inversiones, y el ritmo exportador también sigue cayendo tanto en Castilla-La Mancha como en el conjunto del país.
No obstante, desde la Cecam se insiste en el buen clima existente en la región para el diálogo social. Entre otras cosa por que en  Castilla-La Mancha hay «mayor estabilidad institucional» y  el presidente autonómico, Emiliano García-Page, «ha demostrado ser una persona muy sensata, que escucha, apunta lo que dices y tiene en cuenta todas las opiniones».