Casi 3 de cada 4 ayuntamientos están dirigido por hombres

C. S. Jara
-

De los 204 municipios de la provincia de Toledo, solo 55 tienen mujeres el frente después del 15 de junio y aún quedan 6 ayuntamientos en cuyo salón de plenos no se sienta ni una sola concejala

Casi 3 de cada 4 ayuntamientos están dirigido por hombres

La participación de la mujer en las instituciones ha registrado grandes avances, pero aún se le resisten determinadas instancias. Es el caso de las alcaldías, en las que la mujer sigue encontrado un techo de cristal difícil de quebrar. Tras las últimas elecciones municipales y la constitución el 15 de junio de los ayuntamientos, el número de mujeres al frente de las alcaldías de la provincia se reduce a 55, lo que supone el 26,9 por ciento. Prácticamente tres de cuatro ayuntamientos cuentan con hombres al frente, a pesar de los avances que se han dado desde la aprobación en el año 2007 de la Ley para la Igualdad Efectiva entre Hombres y Mujeres.
En este tiempo ha habido conquistas en la participación de las mujeres en la política municipal, con el aumento del número de ellas que llegan a las corporaciones locales,  pero el bastón de mando se les sigue resistiendo. La citada ley conllevó un cambio en la legislación electoral, que obliga a que cada uno de los sexos esté representado con un mínimo de un cuarenta por ciento en las candidaturas electorales. La norma se limita a los municipios que sobrepasan los 3.000 habitantes, aunque se considera aconsejable en todos los casos, lo que supone que 143 ayuntamientos de la provincia que se sitúan por debajo de esa cifra de población no están obligados a cumplirla.
Esa es una de las razones que colabora en esa infrarrepresentación de las mujeres en las alcaldías, pese a que esa fase está superada ya en el conjunto de mujeres que acceden a los ayuntamientos. El informe de impacto sobre de la ley de igualdad elaborado por el Ministerio del Interior sobre las elecciones municipales de 2015 refleja un panorama favorable. Toledo supera la barrera del 40 por ciento que determina la ley, con un 43,4 por ciento de mujeres. El escenario mejora si se tiene en cuenta que en ese momento hay todavía 9 provincias que no alcanza una representación equilibrada y que con respecto a los comicios de 2011 la cifra había subido en 2,2 puntos.
El PSOE suma a la ley electoral la norma de confeccionar las llamadas listas cremallera, en las que hombres y mujeres se alternan en los sucesivos puestos. Sin embargo, el primer diente de buena parte de las cremalleras siguen siendo hombres, lo que contribuye a limitar la llegada a las alcaldías. Con todo, este partido sale ganando en el reparto que se realizó el 15 de junio, con 28 mujeres alcaldesas, mientras que el PP cuenta con 23, Ciudadanos con 3 y solo hay una elegida por listas de independientes.
sin ninguna mujer. Pese a los progresos, para el mandato que acaba de arrancar hay seis ayuntamientos en cuyos plenarios no se sienta ni una concejala. Según los datos del Ministerio de Política Territorial y Financiación Pública, los municipios cuyos ayuntamientos están constituidos únicamente por hombres son los de Alcolea de Tajo, Aldea en Cabo, Domingo Pérez, La Mata, Navalmoralejo y Totanés. Además del de Illán de Vacas, cuyo único representante municipal es también hombre. 
En algunos casos, el pequeño número de representantes y el fraccionamiento de la Corporación ha sido uno de los motivos para dejar fuera a las mujeres, como en Domingo Pérez, con siete ediles repartidos entre tres formaciones. En otros, la representación es mínima pero consistente, porque en Marrupe, Erustes o Puerto de San Vicente el hecho de que haya una única mujer en la Corporación no les ha impedido convertirse en alcaldesas.
En la parte contraria están dirigentes municipales como los de Alcabón o Quismondo, hombres que están rodeados únicamente por mujeres en sus formaciones. En Villanueva del Alcardete, por ejemplo, las cinco integrantes del grupo municipal del PP son concejalas y en Retamoso de La Jara la alcaldesa del PP tiene un equipo formado íntegramente por mujeres. Del desequilibrio no se libran ni los grandes ayuntamientos. Un ejemplo es Talavera, gobernado por la primera mujer alcaldesa, pero con solo nueve concejalas de un total de 25.