Resignación en los Regantes que insisten en la modernización

Leticia G. Colao
-
Resignación en los Regantes que insisten en la modernización

Santiago Muñoz, presidente de la Comunidad de Regantes del Canal Bajo del Alberche, asegura que algunos días no llega ni un litro de agua a sus explotaciones lo que supone un 25% de pérdidas

La Comunidad de Regantes del Canal Bajo del Alberche comenzó a sufrir más intensamente las consecuencias de la sequía a finales de abril, cuando una carta de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) les avisaba de las restricciones de agua de riego para sus cultivos. Con el indicador de sequía en situación de alerta, las limitaciones de agua tardaron poco en llegar.
Lejos de levantar la voz o ejercer medidas de presión para acabar con este problema, los regantes se muestran resignados conscientes de que poco van a conseguir, más aún porque no llueve. «Es lo que hay», explica  el presidente de la Comunidad de Regantes, Santiago Muñoz, quien asegura que incluso algunos días no ha llegado ni un litro de agua.
En este sentido, reconoce que el actual está siendo «un año difícil prque no hay llovido nada» e insta a los agentes implicados a «poner todos de nuestra parte».
El Plan Especial de Sequía refleja una situación perjudicial para todos pero muy especialmente para ellos, ya que necesitan el agua para vivir, para producir y para mantener un sector económico vital en Talavera y su comarca.
Muñoz indica que el compromiso de su colectivo con la CHT y el Ministerio para la Transición Ecológica era ahorrar el 25 por ciento de agua, «y lo estamos haciendo», pero lamenta que una gran cantidad de agua se pierde por el camino por la antigüedad y la necesidad de una reforma en el Canal Bajo. Explica que se trata de una infraestructura constuida entre los años 40-50, con más de 70 años de vida y sin ningún tipo de reforma. «Es una pena es que no estén los regadíos mejorados y no se mejoren las tuberías para que vaya el agua que se está perdiendo en grandes cantidades, las arterias que están rotas, se riega por encharcamiento», dice.
No reclama otra cosa más que la modernización de los regadíos que solicitan desde hace años, «lo que mejoraría mucho nuestro sistema de riego», explica. «Lo que más nos interesa a nosotros es que tengamos siempre agua en nuestras parcelas y lo podamos usar cuando queramos, ahorraríamos mucho agua y tendríamos mejor sistema de riego».
Con ello, se evitaría la incertidumbre de los últimos meses «por si llega o no el agua», recortes que hacen perder aproximadamente un 25 por ciento de la cosecha, asegura.
Este problema de incertidumbre no le tienen en el Segura, donde cada mes, a pesar del Plan Especial de Sequía en la Demarcacción Hidrográfica del Tajo, se siguen aprobando trasvases que derivan como mínimo, 20 hectómetros cúbicos.
Su valoración es negativa, como no podía ser de otra manera, pero vuelven a tirar de resignación. «Nos parece mal pero lo tenemos que asumir, están ahí, y los han aprobado gobiernos delPP y del PSOE; se conoce que allí vale más el agua», añade.

 

Elevación de aguas del Tajo. El presidente de los regantes delCanal Bajo del Alberche considera que el dinero que pagan los regantes del Levante por el agua del Tajo, debería ser aprovechado en la modernización de sus regadíos, mejorando así su situación.
Pero estas obras de mejora en el Canal Bajo nada tienen que  ver con el proyecto de elevación de aguas del Tajo hasta el Alberche en momentos de sequía, que recientemente se ha puesto en marcha. En estos momentos, riegan en una medida de cuatro del Tajo y dos del río Alberche «y nos va regular o bien», dice Muñoz. Reconoce que «es agua de peor calidad pero es lo que hay» y recuerda que otros regantes del entorno de Talavera lo hacen siempre, mientras que nosotros únicamente «por la sequía que tenemos».
El Canal Bajo del Alberche cuenta con casi 300 kilómetros de redes de acequias para 10.000 hectáreas de regadío distribuidas entre Talavera de la Reina, Talavera La Nueva, Alberche y Calera y Chozas.