Homenaje a México por su generosidad hace 80 años

Redacción
-

La UCLM homenajea a México como país de acogida de exiliados españoles hace 80 años. El rector, el presidente de las Cortes y la embajadora de México en España participaron en el acto

Homenaje a México por su generosidad hace 80 años - Foto: David Pérez

Un homenaje necesario y de justicia. Es algo en lo que coincidieron todos los intervinientes. La iglesia paraninfo de San Pedro Mártir de Toledo acogió la tarde de ayer el homenaje a México en los 80 años de exilio español, que se desarrolló en el marco del Curso de Especialista en Justicia Constitucional, Interpretación y Aplicación de la Constitución bajo la dirección de los profesores de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Javier Díaz Revorio y Luis Arroyo Zapatero.
El curso de posgrado se desarrollará hasta el 19 de julio en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas, pero ayer tuvo un momento especial con la celebración de esta jornada, titulada ‘80 años de exilio. Los juristas españoles acogidos en México’.
El rector de la UCLM, Miguel Ángel Collado, ejerció de maestro de ceremonias en un acto que contó con la presencia del presidente de las Cortes regionales, Pablo Bellido, que se estrenaba así en un acto académico tras su reciente nombramiento, así como de la embajadora de México en España,  Roberta Lajous Vargas, entre otras autoridades.
La embajadora destacó que los juristas exiliados en México «dejaron una huella indeleble, siempre recordamos a grandes maestros que fueron exiliados. Yo tengo una deuda con España y con los exiliados porque ellos fueron mis profesores», enfatizó.
Por su parte, el rector de la UCLM consideró «necesario» este homenaje a México como país de acogida. «México y España, a través del exilio, han hecho un viaje de ida y vuelta, en el que nos hemos enriquecido jurídicamente los dos países y como comunidades hemos estrechado lazos», dijo.
El presidente de las Cortes enfatizó en que «sigue siendo necesario el homenaje a México por su generosidad hace 80 años pero también por el ejemplo de generosidad que representa hoy ante las crisis humanitarias», añadiendo que la actitud del país americano «es un estímulo para todas las naciones».