La influencia de Jerónimo Gracián

e. martín | TOLEDO
-

Miguel Ángel de Bunes ofreció ayer en la Real Fundación una charla centrada en Jerónimo Gracián, confesor de Santa Teresa, que le ayudó en la fundación de órdenes

La Real Fundación de Toledo acoge desde ayer el ciclo de conferencias ‘Voces místicas’ organizado por el Laboratorio Multicultural del Museo Sefardí de Toledo para poner el acento en los testimonios «más singulares y heterodoxos» que se quedaron en los pliegues de la historia. Si en ediciones anteriores se centraron en los moriscos y conversos, aprovechando que en 2015 se celebrará el  V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, la Sinagoga del Tránsito ha preparado junto a la Real Fundación esta iniciativa que analizará su figura y su condición de ‘conversa’.
En el coloquio ‘Secretos de confesiones’, Miguel Ángel de Bunes habló ayer sobre la figura de Jerónimo Gracián, confesor de la santa que nació en Valladolid en el año 1545. Al conocer la reforma que Santa Teresa de Jesús estaba realizando decide seguir su camino tomando el hábito de la orden en 1572 convirtiéndose, además, en el primer vicario general  de la Orden del Carmen.  Santa Teresa se dio cuenta de los valores de los que estaba dotado el padre Gracián, «hombre de muchas letras de entendimiento y modestia, acompañado de grandes virtudes toda su vida». En este místico depositó la Santa su conciencia y la reforma que emprendió a pesar de los treinta años de edad que tenían de diferencia. «Santa Teresa lo adoptó como si fuera su hijo, a pesar de que su padre era un secretario de Carlos V y su madre era hija de uno de los mejores humanistas del siglo XVI».  
Tal y como considera este investigador del CSIC, resulta «complicado saber quién ejerció más influencia sobre el otro». En esta conferencia, Bunes recordó cómo Gracián estuvo muy cerca de la Santa cuando muere, cómo legó uno de sus dedos a un monasterio de Toledo y puso palabra a los sentimientos místicos de Santa Teresa. «Tuvo un mayor nivel cultural que ella y le ayudó a seguir con las fundaciones que llevó a cabo como los Carmelitas», orden de la que más tarde sería expulsado.  
De este modo, el ciclo seguirá en el próximo mes de marzo con conferencias que correrán a cargo de Moni Benegas. El  broche final de la actividad contará con la asistencia de Mercedes Monmany, que tratará  las voces místicas de las mujeres de los campos de concentración del exterminio nazi.