El Martes se planta por un rumor de traslado a La Peraleda

lt
-

Rueda no solo desmiente ese bulo sino que ha comunicado a los comerciantes que en cuanto se levante el estado de alarma el mercadillo abandonará Duque de Lerma y volverá al parque de La Vega

El Martes se planta por un rumor de trasldo a La Peraleda - Foto: Yolanda Lancha

El ‘Martes’ faltó a la cita de reencuentro con los toledanos debido a un plante protagonizado por los dueños de los puestos como protesta ante el rumor de que el Ayuntamiento pensaba trasladar el mercadillo a La Peraleda. La calma volvió a media mañana cuando Francisco Rueda, concejal de Promoción Económica, mantuvo con ellos una reunión en la que les aseguró que se trata de un «bulo» (desconoce de dónde ha salido) y que nunca han valorado esa posibilidad. Es más, les explicó que el emplazamiento en Duque de Lerma es provisional y que la idea es volver a La Vega en cuanto el Gobierno decrete el fin del estado de alarma y se retome la actividad al 100%.

Todo estaba preparado en Duque de Lerma. La Policía Local había cerrado el paso al tráfico desde las seis de la mañana. En tres entradas se colocaron mesas con hidrogel y el espacio se había repartido para distribuir los puestos bien separados (solo se admitía el 30%,  como manda la orden ministerial, que fueron seleccionados la semana pasada por sorteo). Sin embargo a medida que llegaban no se instalaban.

El Ayuntamiento organizó una reunión con una representación de los comerciantes para saber qué ocurría y darle solución.

El problema era la inquietud que estaba creando desde el fin de semana el bulo de  La Peraleda. Rueda recuerda que ya lo desmintieron el domingo pero siguió circulando y creando malestar entre este colectivo que viene de pasar casi tres meses sin ingresos por la imposibilidad de ejercer la actividad.

El concejal no solo les volvió a tranquilizar sobre este extremo sino que también les comunicó que la ubicación en Duque de Lerma va a ser provisional y que se ha elegido una calle porque en este momento el parque de La Vega el muy difícil de controlar, no por los puestos sino por los clientes, ya que tiene muchos recovecos y vegetación que hacen complicado determinar la cantidad de gente que accede y evitar que se formen grupos. Además una zona importante coincide con las terrazas de los bares y esa circunstancia empeora la capacidad de mantener las medidas de seguridad e higiene.

Por lo tanto en las fases dos y tres se ha preferido una calle abierta y fácil de controlar. La única diferencia será que en la fase tres se permitirá el 50% de puestos.

En  cuanto a la selección para el 50% a partir de la semana que viene Rueda quiere que sean ellos quienes digan el mecanismo, como ocurrió con el 30%. El problema es saber si los que ayer no colocaron sus puestos, al fin y al cabo por decisión de ellos,  vuelven a entrar en el sorteo o solo entran las papeletas del restante 70%.

«Han entendido que es un problema temporal y de seguridad», indica Rueda para añadir que en  cuanto sea posible se retornará a La Vega «al 100%, probablemente a final de mes si todo funciona bien».

Hay que tener en cuenta que «es un colectivo que lo está pasando muy mal» pero tras la conversación se recuperó la tranquilidad y han ofrecido su colaboración.

Duque de Lerma no va a ser sede permanente porque es pequeño y no cabe todo el Martes, habría que remodelar y tiene la desventaja de la cuesta. Por lo tanto seguirá como lugar de emergencia por su vecindad con La Vega y para momentos concretos como la meteorología adversa y el riesgo de caída de ramas de los árboles.