Ganemos, «única alternativa real contra el 'trifachito'»

C.M
-

Javier Mateo demostró, enumerando los logros conseguidos, que han sido capaces de «abrir hueco a la ciudadanía» interviniendo en todas las decisiones y «garantizando la gobernabilidad»

Las elecciones municipales se celebrarán el próximo 26 de mayo. - Foto: Víctor Ballesteros

Con la sensación de haber contribuido a abrir en la ciudad «otra manera de gestionar» haciendo protagonista al ciudadano, Javier Mateo consideró que la andadura política de Ganemos Toledo como socio de Gobierno del PSOE ha resultado «un éxito de gestión interesante» en el que «se ha logrado un grado de consecución bastante alto».
Bajo esta percepción, el portavoz de la formación presentó un balance de acción que, a su juicio, los sitúa como «la única garantía para que en Toledo no gobierne el ‘trifachito’ tan de moda» en estos tiempos. Y lo acreditó asegurando que la izquierda local por él encabezada en esta legislatura es la «alternativa realista para que PP y Vox no terminen en el Gobierno» porque, en una época en la que se han acabado las mayorías absolutas, ellos se manejan a la perfección en el «debate, el pacto, el acuerdo y, sobre todo, las sumas».
Los avala, apreció, «casi cuatro años de negociaciones -con crisis casi diarias-» con sus socios de Gobierno, y los resultados obtenidos pese a quienes «auguraban que no duraríamos o que nos comerían». Pues bien, tras considerar que Ganemos ha «instado el cambio hacia una ciudad más amable y vivible» -siendo «útiles y responsables» con la tarea comprometida con la ciudadanía-, Javier Mateo desgranó algunas de las intervenciones para postular a la formación como agente indispensable para «continuar mejorando lo realizado» y hacerlo, «ahora, con la experiencia de cuatro años de Gobierno» y con «las mismas ganas e ilusión». Eso aunque «no ha sido fácil ni sencillo» porque «nunca nos hemos callado».
Y de ahí, a los logros alcanzados en las políticas sociales, el apoyo al empleo y la consolidación de los Presupuestos Participativos que «son un referente nacional», como también lo es el reglamento de participación que «ha devuelto el voto a los vecinos» y que «fue aprobado por unanimidad», y la creación de la plataforma toledoparticipa. Una herramienta que posibilita que sean los vecinos los que «proponen, debaten y deciden libre y tranquilamente» en qué se invierte el dinero público.
Por ello, y puesto que la negociación aporta «buenos resultados», el portavoz de Ganemos aludió al incremento en los recursos disponibles para políticas sociales -«más de un 15% para este ejercicio y un 50% desde el inicio de legislatura»- a pesar de no ser una materia de competencia municipal. Se fijó, también, en el pilar irrenunciable de la puesta en marcha de los presupuestos participativos que «han llegado para quedarse» y que, admitió, ha sido uno de los escollos que «más dificultades ha generado» con sus socios porque «suponía un cambio de modelo» y «convencerlos nos costó trabajo». Sin embargo, recordó Mateo que en los presupuestos cuentan con una partida cercana a los 800.000 euros.
No olvidó señalar la apuesta por la mejora de la eficiencia energética «en instalaciones municipales» que, este año, ha supuesto un ahorro «de un cuarto de millón de euros en la factura de la luz» porque «más del 30% de la energía ya es eficiente». Como era de esperar, las cuentas sigue recogiendo la propuesta solidaria del Consistorio «incrementando el presupuesto de cooperación que se estableció al inicio de legislatura y que sigue creciendo. No en vano, «cada vez estamos más cerca de 0’7%, con el 0,55%».
El cumplimento de los aspectos claves definidos en su acción política fue complementado con la enumeración de algunas propuestas en las que Ganemos inclinó la balanza hacia, por ejemplo, inversiones relativas «a necesidades reales» (mejora del Paseo Federico García Lorca, mobiliario inclusivo, inversión en alumbrado o mejora en la seguridad de los pasos de cebra) que, aseveró, «han requerido de negociaciones diarias porque no son aspectos fáciles de decidir».
Como tampoco lo son las líneas de trabajo destinadas a evitar «más privatizaciones» -si no es por Ganemos «ahora la estación de autobuses sería un servicio privado»-, a «intervenir directamente evitando desahucios», o a garantizar que «no se corte el agua a nadie que esté en situación de vulnerabilidad».

 

«No hemos podido culminar la retirada del amianto ni la apertura de Hospitalito del Rey»
No puede faltar en cualquier lista de consecuciones que se precie, o no debería, un apartado destinado a las frustraciones. Sabedor, Javier Mateo, que la autocrítica nunca sobra, tuvo a bien afirmar que «quedan retos y asuntos a los que no hemos podido dar solución» durante la legislatura. Y lo hizo apuntando que «el amianto sigue» en el Polígono cuando «la única alternativa posible es la retirada total» de los depósitos «de forma segura e imparable». Y puesto que la competencia es regional, no dudó en apreciar que el Ayuntamiento se ha puesto «al lado de los vecinos y ha dejado de callarse». Anotar que el portavoz de Ganemos, ironizó, habló en este sentido «bien del PSOE de la ciudad».
Sobre la otra piedra en el zapato de la formación de izquierdas, Hospitalito del Rey, aseguró Mateo no entender «por qué sigue cerrado» cuando desde el Consistorio se «ha dejado claro que «debe ser reabierto para la asistencia a los mayores a través de una gestión pública». No evitó reflexionar que en este tema «quizá no hemos presionado lo suficiente» al anterior alcalde de Toledo.

 

«No nos gusta el modelo empresarial de Puy du Fou»
n El portavoz de Ganemos fue tajante a la hora de declararse «totalmente crítico» con un modelo empresarial que «no nos gusta» pero ante el que, precisó, «no nos vamos a saltar la ley». Así, y reiterando «no compartir esta forma de hacer las cosas en las que una norma legal pasa por encima de la municipal», Javier Mateo afirmó que «no tiene sentido que Page decida la política turística y cultural de Toledo sin preguntar», ante lo cual «hemos presentado alegaciones y ahí vamos a estar». Eso aunque «no nos vamos a saltar la ley, ni siquiera legalmente, como lo ha hecho la Junta».