Culpable de asesinato por unanimidad

Pilar Muñoz
-
Culpable de asesinato por unanimidad

El jurado popular declara por unanimidad a Antonio Santillana culpable del asesinato del director de Caixabank de La Solana y de dos delitos de amenazas en las personas de las dos empleadas. El jurado no considera probada la tentativa de homicidio

Antonio Santillana Campos, empresario de maquinaria agrícola de Villanueva de los Infantes, ha permanecido cabizbajo durante la lectura del veredicto del jurado que le ha declarado por unaminidad culpable del asesinato del director de la sucursal de Caixabank de La Solana la mañana del 23 de noviembre de 2016, cuando se encontraba en su despacho de la entidad y le descerrajó dos tiros, uno en el cuello que acabó en el acto con su vida. A Antonio Santillana también se le acusaba de intentar matar a la empleada que le gestionó un préstamo hipotecario de 43.800 euros para ampliar su negocio y compra de un camión. En este caso, el jurado considera que no es un delito de tentativa de homicidio y sí de amenazas. Por último, respecto a las amenazas a otra trabajadora de la entidad, el jurado dictamina que es culpable de este delito. 

A la vista del veredicto, la fiscal ha modificado la petición de condena. Ha mantenido la solicitud de 22 años de cárcel por el delito de asesinato al considerar que es una pena "proporcionada", dentro de la mitad superior. La fiscal pedía ocho años de cárcel por tentativa de homicidio y, ante el veredicto, ha modificado y solicitado la máxima condena por un delito de amenazas: 2 años de cárcel, la misma petición para el otro hecho delictivo de igual naturaleza. Así las cosas, la petición de condena de la fiscal es de 26 años de prisión.

El abogado Ángel Menchén que ha ejercido la acusación particular en nombre de la viuda del director ha mantenido la petición de máxima pena por asesinato: 25 años. Las otras dos acusaciones igualmente han solicitado la máxima condena por asesinato. 

De su lado, el letrado José Antonio Rello, que defiende al acusado, ha solicitado las penas mínimas por asesinato, 15 años, y por amenazas, seis meses de cárcel. 

Se ha atenuado mucho la pena, ya que de una petición de condena de hasta 42 años de cárcel, se ha pasado a 26. La pena a imponer es facultad del magistrado presidente del Tribunal del Jurado, Fulgencio Víctor Velázquez de Castro, que dictará sentencia en unos días.

(Habrá ampliación)