El Goya viene ya para Talavera

Leticia G. Colao
-
El Goya viene ya para Talavera - Foto: Manu Reino

El trabajo del talaverano Julio Pérez del Campo junto a Carlos Bover consiguió el sábado el Goya como Mejor CortoDocumental por GAZA, donde reflejan la desoladora realidad del pueblo palestino «en la cárcel al aire libre más grande del mundo»

A Julio le costaba soltar su Goya, no era cualquier cosa y le ha dado algunos quebraderos de cabeza, pero han sido más las alegrías. La última, el máximo reconocimiento de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, ni más ni menos.
El corto GAZA consiguió anoche el Premio Goya como Mejor Cortometraje Documental y fueron el talaverano Julio Pérez del Campo y el mallorquín Carlos Bover, sus directores, quienes recogieron el galardón sobre el escenario del Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla. Eran los grandes favoritos por resumir en apenas 18 minutos la dura y sobrecogedora realidad del pueblo palestino contada por sus protagonistas, y lo hicieron en medio de la fiesta de El Reino y de unos Campeones que lo volvieron a hacer pese a no ser, de nuevo, los mayores triunfadores en número de estatuillas.
Fue el Goya número 12, el que entregaron los actores Lucía Jiménez (que curiosamente vivió un tiempo en Talavera), y Eduardo Casanova, el que premiaba a los cortos documentales, y el nombre de GAZA fue muy aplaudido por el auditorio. Quizá por la temática y los horrores vividos durante ya demasiado tiempo por los palestinos en la Franja de Gaza, o quien sabe si por la censura vivida para su proyección desde que se hizo público. La última y la más mediática, un día antes de los premios más prestigiosos del cine español al prohibirlo el Arzobispado de Madrid en una parroquia madrileña, por presiones israelíes. «Les ha salido el tiro por la culata», explicó a La Tribuna el director talaverano, refiriéndose al llamado ‘efecto Streisand’.
Tras el correspondiente abrazo en el patio de butacas y el paseillo hasta el escenario, Bover fue el primero en tomar la palabra frente a un auditorio con lo mejor de la industria cinematográfica.
El mallorquín agradeció a los más cercanos, familiares y amigos, pero también a El Retorno Producciones, representada ayer por Cecilia Sánchez, «por acompañarnos en este camino maravilloso». No dejó pasar la oportunidad de recordar que, «pese a los numerosos intentos de censura, estamos aquí» y agradeció a los académicos que con su voto «han roto el silencio en defensa de los derechos humanos».
Pérez del Campo cerró la intervención con un discurso que levantó hasta en dos ocasiones los aplausos del auditorio. Recordó a los auténticos merecedores de este Goya, «a los que han mantenido viva la lucha del pueblo palestino, a los que están y a los que ya no están porque nos los ha arrebatado el terrorismo semita», dijo.