Bellido teme que el clima de las Cortes empeore por Casado

L.G.E.
-

El presidente del Parlamento autonómico presume de «microclima» en Toledo, pero pronostica que se puede estropear por el efecto de Madrid y Génova. Avanza que quiere las Cortes ean la primera cámara que haga leyes con lenguaje inclusivo

Bellido teme que el clima de las Cortes empeore por Casado - Foto: CARMEN TOLDOS

El presidente de las Cortes, Pablo Bellido, inició esta mañana su primer balance al frente del Parlamento -en este caso de medio año- agradeciendo «a los grupos y cada uno de los diputados la predisposición al diálogo y las buenas formas en comisión y pleno». Aseguró que «ha habido un espíritu de consenso que podemos destacar». Pero curiosamente conforme se han ido acercando las navidades ese clima de entendimiento se ha ido enrareciendo. «Creo que ha ido un poco a peor», confesó. Y la culpa se la echa a Madrid y a Génova.
A Madrid le echa la culpa por la influencia de la política nacional y de las tensiones de cara a la investidura de Pedro Sánchez y eso que recalca que «solo puede ser presidente» el candidato socialista, porque no hay posibilidad de que Casado sume. A Génova le echa la culpa, pues cree que la posición del PPa nivel nacional está «infectando» la del PP regional.
Bellido reconoció que se está notando «la posición obstruccionista del PPa nivel nacional, buscando  empujar al PSOE a manos de proyectos independentistas». Le hubiera gustado que fuera al revés y que el «microclima» alcanzado en Castilla-La Mancha con el PP regional hubiese influido en el PP nacional.
De cara a la investidura el presidente de las Cortes, asume que hay «presión» sobre el voto de los diputados del PSOE. Al respecto recordó que «en 2016 el 100% de los diputados socialistas de Castilla-La Mancha nos abstuvimos para no tener que votar por tercera vez». Recalcó que esa abstención supuso «desgarre y desgaste» a los parlamentarios socialistas, pero expuso que es lo que hay que hacer cuando se anteponen los intereses del país a los del partido. Ahora espera lo mismo por parte del PP.
Están diciendo «café para unos y achicoria para otros». También dejó caer que Pedro Sánchez está negociando con otras formaciones como ERC porque «Casado no pone facilidades». Para los nacionalistas tuvo unas palabras de cara al debate sobre la financiación autonómica, un «melón», que cree que toca abrir. «¿Con quién hay que debatir la financiación autonómica? ¿Solo con unas comunidades o con todas?», planteó, «¿a todas hay que tratarlas por igual o quien más tiene tendrá que poner más?». Bellido avisó de que cuando los nacionalistas «se oponen al café para todos, están diciendo que café para unos y achicoria para otros».
En su opinión el debate sobre financiación autonómica se dirime entre quienes quieren dinero en función de la población y quienes lo piden en función del coste del servicio, algo clave para comunidades como Castilla-La Mancha, con más dispersión geográfica y población envejecida. Bellido, que asegura que se hizo socialista después de un «proceso intelectual» para cerciorarse de que lo que primaba era la búsqueda de igualdad, confía en que el Gobierno de España también se guíe por esa búsqueda de la igualdad y favorezca el criterio del coste del servicio.
Precisamente cree que si hay un denominador común entre la labor de las Cortes regionales en este primer semestre de funcionamiento ha sido «combatir la desigualdad» con las seis leyes aprobadas, aunque sean tan variopintas como la Ley de Mecenazgo, la de Presupuestos, Participación, Economía Circular, el Estatuto de la Mujer Rural o la modificación de la del Gobierno, con la que se quitó el límite de mandatos para presidir la Junta.
El primero que hará leyes con lenguaje inclusivo. En clave de igualdad, las Cortes tienen un plan específico, que aboga por utilizar un lenguaje más inclusivo. Bellido quiere que las Cortes sean el primer Parlamento que haga leyes utilizando lenguaje inclusivo. La lucha feminista de las sufragistas protagonizará la primera de las exposiciones rotatorias que quiere organizar desde el Parlamento.
También buscando la igualdad hay un Plan de Accesibilidad, que ya se ha puesto en marcha con la traducción en lenguaje de signos, pero que se irá materializando «anualmente con reformas físicas en el edificio». Asimismo las Cortes tienen su Plan de Sostenibilidad.