Zocodover mira a Huelva clamando justicia

F. Rodríguez
-

El recuerdo a la asesinada Laura Luelmo confluyó ayer con la protesta de la 'Plataforma 8M Toledo' por los abusos tanto laborales como sexuales a temporeras de la fresa onubense

Zocodover mira a Huelva clamando justicia - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La jornada de protesta ya estaba convocada, y la funesta casualidad hizo que Zocodover pusiera ayer sus ojos en Huelva por partida doble. La llamada a la concentración por parte de la ‘Plataforma 8M Toledo’ estaba destinada inicialmente a condenar la situación en la que se encontraban las temporeras, trabajadoras de la fresa en Huelva que, según se denunció meses atrás, habían sido víctimas de abusos tanto laborales como sexuales, incluyendo también violaciones. Fresas de cartón  hechas con cartulinas indicaban la causa inicial de la movilización, aunque muchas toledanas y toledanos acudieron además con otro motivo: recordar a la joven Laura Luelmo, ilustradora y profesora zamorana, de 26 años, asesinada en la localidad onubense de El Campillo tras ser agredida sexualmente.
«Correr sin miedo y no por miedo», «ser libre y no valiente» fueron algunas de las consignas que ayer se gritaron en la céntrica plaza, sumándose a los lemas esgrimidos desde el inicio de sus movilizaciones por los colectivos feministas.
En el acto se procedió además a la lectura de un manifiesto, firmado por un total de 15 asociaciones de toda Castilla-La Mancha, en el que se denunció la «justicia patriarcal, racista y clasista» que, tal y como suscribieron las representantes de la Plataforma 8M Toledo, la Asamblea Feminista de Toledo o la  Asamblea Feminista ‘La Manada’ de Talavera, ampara a algunos y desprotege a otras.
«Exigimos lo que, con cada suceso, se hace más obvio: este sistema no nos protege y no nos representa, y por tanto es necesario cambiarlo. Necesitamos una justicia que nos defienda, nos acoja y nos apoye ante la opresión que, como mujeres, como racializadas y como clase obrera, sufrimos cada día», se denunció en dicho comunicado durante un acto en el que, aunque el sonido del megáfono no se oyó bien, sí que quedó perfectamente reflejado el sentir de una ciudad, como Toledo, que no dudó una vez más en condenar la violencia machista.
Mostraron su apoyo al acto, por parte del equipo de Gobierno municipal, la edil Inés Sandoval y los concejales de Ganemos Eva Jiménez y Diego Mejías.