El Real intenta atajar excesos de velocidad en la travesía

J.M.
-

La Diputación ha aprobado por vía de urgencia una ayuda al Ayuntamiento para instalar cinco badenes porque son frecuentes los conductores que duplican el límite

El Real intenta atajar excesos de velocidad en la travesía

El alcalde de la localidad de El Real de San Vicente, Jorge Martín, y su equipo había reparado en los últimos tres meses en que los conductores circulaban a una velocidad excesiva desde la nueva pavimentación. Resultaba fácil ver a vehículos a 60 o 70 kilómetros por hora en una travesía limitada a 40 kilómetros por hora, e incluso a 30 en algún punto de la CM-5001 al paso por el municipio serrano. «La gente pasa a una velocidad irracional», lamenta el regidor.
Los dos badenes o ‘lomos de asno’, como se denomina oficialmente, que existían anteriormente no disuadían a los conductores, por lo que el Consistorio pidió autorización a la Junta como propietaria de la vía para instalar cinco más y una ayuda económica a la Diputación Provincial  para sufragar los gastos.
De esta manera, el Ayuntamiento ha hecho frente a los 4.000 euros que han costado  a la administración local estos disuasores instalados el pasado día 13 por toda la travesía. «Era un peligro para los viandantes. Hemos prevenido porque habíamos detectado el problema», indicaba ayer a este diario el alcalde serrano.
«Se han instalado para tratar de evitar todo lo posible atropellos dentro del casco urbano. Al mejorar sustancialmente el firme de la carretera, se ha incrementado de forma alarmante la velocidad de los vehículos a su paso por la localidad», sostenía el Ayuntamiento para justificar la colocación de estos badenes, que miden un máximo de 10 centímetros de altura y tienen dos metros de subida y dos de bajada.
el alcantarillado. La ayuda a la Diputación por vía urgente solicitada por El Real de San Vicente incluía una aportación para el enganche al alcantarillado público de los vertidos de unas viviendas ubicadas fuera del núcleo urbano. La fosa séptica no tiene capacidad suficiente y va a parar parte al arroyo. Esta medida alcanza a cinco casas de este término municipal de la Sierra de San Vicente.