El Ayuntamiento abre la puerta a nuevas rebajas fiscales

I.G.Villota
-

Contempla gravar a las viviendas deshabitadas y bonificar IBI, IAE, ICIO y vehículos por energías verdes. Da ejemplos de municipios en los que ya se aplican medidas similares. Aboga por optimizar consumos para rebajar la factura del Ayuntamiento

El Ayuntamiento abre la puerta a nuevas rebajas fiscales - Foto: David Pérez

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, hacía un guiño a la sostenibilidad y el medio ambiente al completar la concejalía de Obras y Servicios con el área de Transición Ecológica, de nueva creación. Lo gestionará la edil Noelia de la Cruz, también portavoz del Gobierno local, y utiliza en mismo concepto que el utilizado por Pedro Sánchez, quien constituyó el Ministerio para la Transición Ecológica, encargado del desarrollo de las políticas gubernamentales en materia de medio ambiente, energía, minería, desarrollo sostenible, protección del patrimonio natural, de la biodiversidad y del mar, agua, lucha contra el cambio climático y la dirección de un modelo productivo y social más ecológico.
En el Ayuntamiento de Toledo el nombre es nuevo pero el trabajo no, toda vez que la pasada legislatura la concejalía de Servicios Públicos y Sostenibilidad, liderada por Eva Jiménez, de Ganemos, puso en marcha importantes medidas en materia de ahorro energético, como la renovación del alumbrado público.
Además, la edil también solicitó la asistencia técnica de la cooperativa castellano-manchega ‘Econactiva’, encargada de elaborar un plan de acción municipal en ahorro y eficiencia que ha permitido el ahorro de unos 23.000 euros al año solo con la aplicación de medidas sin coste, como el ajuste de la potencia energética de edificiones municipales.
Ese documento plantea también medidas para fomentar la eficiencia energética, por ejemplo la aplicación de bonificaciones fiscales a los hogares que empleen energías renovables, como la energía solar, o gravar a las viviendas deshabitadas.
El plan contempla ejemplos de municipios que ya han aplicado medidas de este tipo. Un caso es el ayuntamiento de Banyeres de Mariola, en la Comunidad Valenciana, que aplica una bonificación del 95 por ciento del IBI por la instalación de energía solar, en Alcalalí, es del  50 por ciento durante los tres años posteriores a la instalación. En Alcoy, Altea y en Alfaz del Pi la bonificación es del 25 por ciento, entre otros ejemplos.
También abogan por reducciones en el impuesto de vehículos para los menos contaminantes -por ejemplo de hasta el 75 por ciento en los híbridos y en incremento para los muy contaminantes, especialmente los industriales o comerciales.
Asimismo, contempla ejemplos sobre el IAE, impuesto de actividades económicas. En el Ayuntamiento de Málaga, por ejemplo, hay una bonificación sobre la cuota anual del IAE del 10 por ciento del coste real de la instalación, con el límite del 50 por ciento de la cuota tributaria anual, por instalación de sistemas de aprovechamiento de energías renovables.
Respecto al ICIO, impuesto de construcciones y obras, el Ayuntamiento de Alcobendas fija bonificaciones de hasta el 80 por ciento.