El Colegio de Médicos homenajea a Atanasio Ballesteros

J. Monroy
-
El Colegio de Médicos homenajea a Atanasio Ballesteros - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La Fundación nace con el objetivo de formar a los profesionales de la medicina y que los pacientes estén totalmente seguros de que los profesionales están cualificados

Cuando Atanasio Ballestero presidía el Colegio de Médicos de Toledo (COMT), explicó su amigo Antonio Fernández-Pro, no solo tenía ideas innovadoras, sino que era capaz de ejecutarlas. También fue capaz de crear las condiciones para que las personas con motivos pudieran hacer cosas. Durante aquella época, confesó en entonces consejero, Roberto Sabrido, le enseño que las cosas se consiguen sin aspavientos. De esta forma, conseguía todo lo que pedía, también «porque eran cosas beneficiosas para los profesionales, y en la medida en la que eran beneficiosas para los profesionales médicos, lo eran para el propio Sescam».

Durante su histórica presidencia del COMT, iniciada en 1997, Ballestero supo fortalecerlo, desde el trabajo en comisiones; inauguró la sede de Talavera de la Reina; firmó los primeros protocolos con la Justicia para evitar las agresiones a médicos; fundó su primera revista; creó la Semana del Médico y puso en marcha el primer programa docente del Colegio. Pero, sobre todo, apuntó Fernández-Pro, hizo del Colegio un protagonista social más. Sus buenas relaciones con la Consejería conseguirían magníficos logros para los médicos de la provincia.

De ahí que a nadie extrañe que cuando el Colegio se ha querido de este instrumento de carácter educativo-docente, científico y social, de una Fundación que nace como organización sin ánimo de lucro, se haya acordado del nombre de Ballesteros y haya querido honrarle inmortalizándolo con este bautizo. Un Fundación Atanasio Ballestero que nace para el fomento, promoción y desarrollo de los médicos colegiados en Toledo, médicos en general, y colectivos comprometidos con la sanidad y protección de la salud, la cooperación al desarrollo, el voluntariado y la acción social.

En realidad no se trata de un proyecto nuevo. La nueva Junta Directiva del COMT lleva trabajando en ella dos años, desde su toma de posesión en 2017. Sin embargo, reconoció su secretario, Raúl Calvo, su falta de experiencia y las dificultades legales han hecho que el proyecto se retrasara, hasta que ya es una realidad.

Una Fundación, apuntó Natividad Laín, presidente del COMT, que va a tratar de promocionar los valores de la profesión médica en la provincia. Su fin primordial serán los pacientes, a los que hay que garantizar que los profesionales que tienen delante están absolutamente formados y cualificados para un ejercicio óptimo de la profesión. Para que así sea, la Fundación contará con tres pilares, como son la formación, la cooperación internacional y los actos de hermandad, que también crearán cohesión entre los colegiados y la población y el resto de profesiones. También pretende la participación de todos los colegiados, por medio de un espacio de sugerencias en la web.

Agradecimiento. La primera sensación que sintió Ballestero al conocer que su Colegio lo quería honrar otorgando su nombre a la Fundación fue de sorpresa mayúscula. Se quedó sin palabras, y después de pensarlo, aceptó, porque «para mí es un honor, jamás esperaba tan alta distinción». El homenajeado se confesado privilegiado, asistiendo en primera persona a la modernización del Colegio, y ha disfrutado cada minuto de ello.

Ballestero se sintió durante el acto tremendamente conmovido, según explicó, «de saber que una institución dedicada al desarrollo de la educación y la formación llevará mi nombre y me transcenderá, seguirá aquí cuando yo no esté». Por encima de todo, apuntó, siempre se ha sentido médico, y lo sigue haciendo a día de hoy, aunque ya no ejerza, y le sigue moviendo la pasión por mejorar la vida de las personas.