Sin fecha para reabrir los geriátricos a los familiares

J.S.
-

«Todo llegará si sabemos ser responsable», asegura la consejera de Bienestar Social

Aurelia Sánchez, consejera de Bienestar Social. - Foto: José Ramón Márquez

Los familiares de los residentes en los centros socio sanitarios de Castilla-La Mancha seguirán sin poder visitar a sus seres queridos. Las restricciones continúan ‘sine die’ pese a que las cinco provincias de la comunidad se encuentra en Fase 2 y en este estadío del proceso de desescalada está autorizado este tipo de encuentros. No obstante,  la Orden publicada por el Ministerio de Sanidad, dejó en manos de las comunidades la regulación de en qué condiciones se podrá llevar a cabo.
La consejera de Bienestar Social de Castilla-La Mancha, Aurelia Sánchez, aseguró ayer que la Junta de Comunidades no ha fijado la fecha a partir de la cual se pueda recuperar el régimen de visitas externas en las residencias de mayores. «Castilla-La Mancha está siguiendo un proceso normalizado en la desescalada excepto en los centros residenciales de mayores, que siguen  una fase independiente, que tiene que ver con la incidencia que pueda tener la Covid y en cómo se está desarrollando la enfermedad en nuestra comunidad», subrayó la responsable de los servicios sociales regionales, quien añadió que  cada residencia de forma «independiente» está realizando su propia «desescalada interna» en función de la situación epidemiológica de cada centro. En este sentido explicó que los centros sociosanitarios están procediendo al desconfinamiento de los residentes de sus habitaciones para que puedan transitar por los espacios comunes o por las zonas al aire libre o los entornos de las propias residencias.
A su vez, la consejera hizo un llamamiento a todos los familiares de los residentes para que «tengan paciencia y tranquilidad», porque como recordó «el virus continúa entre nosotros. La pandemia no ha desaparecido, por lo que hay que ser prudentes y manejar bien los tiempos».
«Sé del sufrimiento grandísimo que están atravesando por no poder visitar en este momento a sus padres o a sus madres, pero en esto nos jugamos mucho; nos jugamos la vida de las personas mayores», subrayó la consejera que insistió en que la inmensa mayoría de las residencias han incorporado tecnología para que la comunicación con las personas mayores no sólo sea por teléfono, sino que se incluya también imagen.
«Todo llegará si sabemos ser responsables, porque un sólo paso para atrás podría tener consecuencias en todos los centros de mayores de nuestra región. Cualquier nuevo brote nos haría dar dos pasos para atrás», argumentó la consejera en su llamamiento a la prudencia.
Por último, Aurelia Sánchez aseguró que las plazas vacantes se están ocupando con estancias temporales de pacientes derivados de hospitales o por motivos de urgencia social, pero siempre con el visto bueno de Sanidad.