El arzobispo abre el Año Jubilar Guadalupense el 2 de agosto

Redacción
-

La celebración, que se celebra bajo el lema 'Y desde aquella hora la acogió en su casa', será el día 2 de agosto con una celebración eucarística en el monasterio extremeño a partir de las 12,00 horas

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, junto a la Custodia de Arfe. - Foto: Yolanda Redondo

Francisco Cerro, abrirá el Año Jubilar Guadalupense, que se celebra bajo el lema ‘Y desde aquella hora la acogió en su casa’, el día 2 de agosto con una celebración eucarística en el monasterio extremeño a partir de las 12,00 horas. Con ocasión de este jubileo, el arzobispo de Toledo y los obispos de las tres diócesis extremeñas han anunciado una carta pastoral conjunta, que será difundida próximamente.
Precisamente, esta semana se constituyó en el salón de Concilios del Arzobispado de Toledo la Comisión Diocesana con motivo del Año Jubilar Guadalupense, que comenzará el 2 de agosto, esta comisión tiene como objetivo colaborar con la constituida en Guadalupe para difundir y promover los actos.
Según el arzobispo, la Comisión trata de contribuir a que el Año Jubilar tenga una proyección exterior, complementándose así la labor que desde Guadalupe se desarrolle en orden a favorecer las visitas de los peregrinos, con ocasión de este jubileo. Fue el Papa Juan Pablo II quien en un rescripto de la Penitenciaría Apostólica, de 29 de enero de 2003, concedió las Indulgencias en el Año Jubilar.
Dos años más tarde, en 2005, el mismo Papa concedió la celebración de un Año Jubilar en Guadalupe, cada vez que la solemnidad litúrgica de la Santísima Virgen de Guadalupe caiga en domingo. El primer año jubilar de Guadalupe fue establecido por el Papa Paulo III en 1536 y desde entonces solo se había celebrado en ocasiones excepcionales.