Las formas de la huelga de bibliotecas

LT
-
Las formas de la huelga de bibliotecas - Foto: Yolanda Redondo

El consejero de Hacienda y Administración Pública discrepa de «las formas» y matiza que algunas de sus reivindicaciones se están satisfaciendo con las últimas medidas del Gobierno

No cree el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas de la Junta de Comunidades que primero llamar a la huelga y luego demandar un diálogo sea la mejor forma de resolver los problemas. Pudiendo ser las reivindicaciones «legítimas» por parte de los empleados públicos de las bibliotecas de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina discrepó de «las formas» por el orden de aplicación de las medidas de presión para lograr unas reivindicaciones a las que también quiso hacer «alguna observación».
El consejero autonómico justificó que el horario «especial» que realizan muchos de estos empleados por estar de cara al público está convenientemente reconocido en los salarios con un «complemento específico» que además es «muy superior» al que cobran otros servidores públicos que no tienen una relación directa con el ciudadano. Un complemento que «viene a ser un 45 o 50 por ciento más alto del que se cobra por parte del resto de funcionarios» subrayó Ruiz Molina en declaraciones a los medios de comunicación este lunes en Madrid.
Además se encargó de recordar que muchos de ellos trabajan «uno de cada tres sábados de media», por lo que también reciben un «complemento adicional por cada hora de trabajo que realizan los sábados».
Pero aún siendo remunerado, Ruiz Molina recordó que este horario se modificó en junio del año pasado sin que por ello se elevara ninguna protesta. «En estos tres años en ninguna mesa se ha planteado ningún conflicto en relación con los empleados públicos de las bibliotecas y ha sido ahora, con una huelga, cuando se ha pretendido iniciar este diálogo» pronunció el consejero, que informó de que se está produciendo con la Consejería de Educación, Cultura y Deportes.
Ruiz Molina también quiso destacar que existen otras reivindicaciones que «estamos perfectamente atendiendo» como la promoción de los técnicos de las bibliotecas que se están recogiendo en las últimas ofertas públicas de empleo para acceder a niveles superiores, así como reducir la tasa de interinidad con las últimas ofertas de empleo. Por último mencionó el trabajo conjunto entre su Consejería y la que dirige Ángel Felpeto para completar las necesidades de personal de las bibliotecas para reforzar las plantillas.
En otro orden de cosas, Ruiz Molina confió en que los próximos plenos del Congreso de los Diputados del mes de diciembre puedan debatir la proposición de Ley sobre las 35 horas semanales de los empleados públicos y se tramiten «para que el 1 de enero los trabajadores de la Junta de Comunidades tengan una jornada laboral de 35 horas», deseó.