La Real Academia alerta del deterioro de la puerta del Cambrón

J. Monroy | TOLEDO
-

Reivindica un control sobre el tráfico rodado que a diario soporta y que se atiendan las necesidades de sus cubiertas

La Real Academia alerta del deterioro de la puerta del Cambrón - Foto: Víctor Ballesteros

jmonroy@diariolatribuna.com

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo denuncia el deterioro de la puerta del Cambrón, y pide a las administraciones responsables a que «de manera urgente» intervengan para detener el progresivo deterioro en la base del edificio, cubiertas y paramentos, tomando las medidas que sean oportunas, para disminuir la presión del tráfico rodado por el interior del monumento, suprimiéndolo si no existieran otras alternativas viables. Se refiere al Ministerio de Cultura, propietario del inmueble, que hace años no ha realizado ninguna intervención de conservación, y al Ayuntamiento, responsable del tráfico.
- Foto: Víctor Ballesteros  Los técnicos, arquitectos, arqueólogos, restauradores, historiadores, académicos de esta Real Academia se ofrecen a colaborar con las autoridades competentes en esta materia, para detener la degradación del monumento, único en la ciudad «por cuyo interior transitan un exceso de vehículos como hemos expuesto».
Recoge la Real Academia las denuncias de la Asociación Montes de Toledo, que tiene en el Cambrón su sede. A partir de ahí, ha desplazado a la puerta una comisión de académicos que ha realizado un exhaustivo informe.
En su revista Estudios Monteños, la Asociación ya ha presentado diversas quejas, y en el mes de enero, dio la voz de alarma al ver numerosos desperfectos. Sobre todo hizo hincapié en las molestias que están causando las goteras. «Tenemos unos tejados que parecen un jardín botánico», se lamenta el presidente de Montes de Toledo y académico Ventura Leblic. Señala además la presencia de tejas rotas, que produce numerosas humedades en las oficinas y lugares de uso habitual de la Asociación.
Al margen de «lo inmediato», la puerta tiene otros inconvenientes. Las redes situadas hace años en las torres para evitar el paso de las palomas están rotas. El paso de las aves están produciendo desperfectos permanentes, y la acumulación de palomina. Además, la Comisión desplazada por la Academia ha detectado algunos pequeños agrietamientos en los pavimentos de las salas situadas sobre los arcos. En la terraza está desapareciendo el mortero moderno del muro de las almenas.

Los problemas del tráfico. La del Cambrón es la única puerta de la ciudad por la que no está suprimido el tráfico, «y eso está suponiendo una agresión permanente al edificio». Miles de vehículos cruzan al día por su puerta rectangular, «sin que se atienda convenientemente a su protección», a juicio del informe de la Academia. Esta es la pieza más afectada por la continua agresión química y mecánica que la circulación masiva provoca. La conclusión, advierte Leblic, es que se tiene que intentar evitar la tensión de la circulación.
Peligrosos son para la puerta, destaca Leblic, los daños que produce el paso permanente de tráfico por su interior, incluidos vehículos de gran tonelaje. Se trata por un lado de daños físicos. Los humos, al contacto con el agua, están deteriorando el granito. Tal es así que los arcos interiores de la puerta, hacia San Juan de los Reyes, tienen la parte inferior de las dovelas tan deterioradas que el simple roce de una mano es suficiente para el granito se convierta en arenilla. De esta forma, las basas de estas columnas del siglo XVI están tremendamente erosionadas.
Además, advierte el informe, los humos de los vehículos se incrustan constantemente en el zócalo de todo el interior y en lo arcos. A la altura de unos tres metros, se puede comprobar la erosión provocada por los roces de los vehículos pesados que muy ajustadamente atraviesan a diario, el patio y los estrechos espacios de las arquerías. En su interior, la atmósfera se hace irrespirable para los transeúntes con los humos y gases de los vehículos.
Las reacciones químicas el humo también están afectando a la piedra caliza de los zipos musulmanes reutilizados del cementerio del Cristo de la Vega, que ya se han quedado negros.
Además, las vibraciones que produce el paso de vehículos pesados no sólo afectan al granito, sino también a la estructura de la puerta. Montes de Toledo ha detectado fisuras el surgimiento de nuevas fisuras en el suelo.