Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Colapsa la cubierta del colegio Gregorio Marañón

LT
-

La estructura que cubre la pista polideportiva del colegio del barrio del Polígono se comba por el peso de la nieve. Es el segundo caso de este tipo de estructuras tras el derrumbe de la cubierta de Maristas

Colpasa la cubierta del colegio Gregorio Marañón

La copiosa nevada que está cayendo sobre Toledo sigue cobrándose estructuras. A las 19:00 horas se producía el colapso de la pista cubierta del colegio Maristas y, momentos después, sucedía lo mismo en otro centro educativo de la ciudad, en el colegio Gregorio Marañón del Polígono.
La situación ha sido idéntica en los dos casos, aunque con las particularidades de las diferencias edificatorias. La cubierta del Gregorio Marañón no se ha venido por completo abajo, como la de Maristas, sino que su cubierta ha cedido en varias partes, combándose hasta casi tocar el suelo en su zona central por el peso de la nieve.
El hecho de que sea la segunda cubierta de pista polideportiva que colapsa en la misma tarde en la ciudad pone en alerta sobre las otras estructuras similares que existen en la ciudad. Se trataría de la cubierta de la pista hockey de la Escuela de Gimnasia y las cubiertas de los colegios públicos Ángel del Alcázar, en Santa Bárbara, y Ciudad de Nara, en Buenavista. Ésta última da la casualidad de que está justo enfrente de la caída en Maristas, por lo que, de mantenerse en pie, sin duda sería necesario garantizar su estructura antes de que los niños vuelvan el lunes a las aulas. Eso sí, siempre y cuando el temporal lo permita.
Todas las pistas afectadas son estructuras sujetas a responsabilidad civil de 10 años y deberá analizarse si el cálculo estructural realizado en su día fue insuficiente o cuáles son las causas exactas de su colapso.