scorecardresearch
Miguel Trinidad

Mano a Mano

Miguel Trinidad


La hora de madurar

15/10/2021

Situación delicada la que vive el CD Toledo. En el momento en que se está escribiendo esta columna se desconoce quién será el técnico que se sentará en el banquillo el próximo domingo en el Salto del Caballo para recibir a uno de los transatlánticos de la categoría como el Intercity de Alicante. Un conjunto llamado a estar arriba por ser uno de los presupuestos más altos de la Segunda RFEF. Los alicantinos, que no arrancaron bien en este anárquico Grupo 5, han sabido tomarle el pulso a la categoría y ya acumulan dos victorias consecutivas en Águilas (1-2) y en casa ante el Atlético Mancha Real (1-0). A pesar de ello, su técnico, Gustavo Siviero, también está discutido.
Quizás no es el mejor rival para acudir al Salto del Caballo esta jornada, pero puede significar un acicate importante si los toledanos consiguen los tres puntos. La situación actual es muy delicada, no tanto en las posibilidades de permanencia, que se sitúa a tan solo dos puntos, como en la situación de confianza con el técnico, Diego Merino, tanto de la junta directiva como de la afición y su propia plantilla.
El emeritense, en un caso particular, pudo estar fuera la semana pasada, puede estarlo esta o puede continuar unas jornadas más. Podía haber revertido la situación el pasado domingo en Granada, donde se vio con superioridad numérica desde el minuto 35 de la primera mitad, pero su hermetismo táctico y falta de valentía le hizo no aprovechar esta situación y el equipo una vez más pareció que los que jugaban con diez eran ellos.  
La imagen verde volvió a quedar deteriorada una vez más. Solo realizó dos cambios mandando un mensaje que se la jugaba con los suyos a la vez que, casualmente, decretaba un castigo a Rubén Moreno siendo el delantero más en forma del que dispone.
El Cholito es un técnico joven al que de momento esta categoría se le queda grande, como se ha podido comprobar en estas seis jornadas de Liga y en la Copa Federación, donde varios técnicos rivales le han dado un baño táctico y ha demostrado su inoperancia en la toma de decisiones adecuadas. Su salida (si no ha sido ya tras la redacción de esta columna) está siendo traumática debido a su alto contrato y la duración del mismo.
El míster no quiere dar su brazo a torcer y quiere más oportunidades. No se da cuenta que el crédito está perdido haga lo que haga, y que sería mejor para sus intereses llegar a un acuerdo bueno para ambas partes. Todo lo que se demore caerá en contra de sus intereses, no debe olvidar que este mundo es muy pequeño, y que el cartel de problemático a la hora de finiquitar contratos le puede cerrar muchas puertas en otros clubes al igual que utilizar un panfleto de entrenadores online para airear las vergüenzas de su lugar de trabajo. Tiene tiempo para madurar, aunque dudo que sea en el CD Toledo.