Me la juego

Ana Nodal de Arce


Toledo y su Unidad contra el cáncer de mama

22/10/2020

Que el coronavirus es una realidad letal que engloba al mundo es innegable, como también lo son otros males que nos sacuden sin piedad y sin dar tregua en unos tiempos en los que el maldito virus ha puesto patas arriba nuestra estricta concepción de la sociedad. El pasado 19 de octubre volvíamos a conmemorar el Día de la Lucha contra el Cáncer de Mama, una enfermedad contra la que se han logrado importantes avances, con la investigación y la valentía de muchas mujeres como principales triunfadoras en una historia dura que no tiene por qué ser trágica.
En tiempos en los que nos llegamos a cuestionar si la sanidad pública tiene capacidad para dar respuesta a las consecuencias indeseadas e inesperadas de la covid-19, es preciso hacer referencia a servicios como el que presta la Unidad de Patología Mamaria del Virgen de la Salud de Toledo, todo un ejemplo contra una enfermedad que, según las cifras, afectará a una de cada ocho mujeres a lo largo de su vida, aunque, con una diagnóstico precoz, en el 95 por ciento de los casos encontrará la ansiada cura.
No recuerdo cuántos años hace que se puso en marcha esta Unidad, pero sí sé que la doctora Cristina Romero, su responsable, se ha convertido en un referente como profesional y como persona del óptimo funcionamiento de un servicio en el que la prevención es su principal baza, sin olvidar la sensibilidad tan necesaria para acompañar a mujeres que se enfrentan, vulnerables y temerosas, a una palabra que duele, a pesar de los avances y la esperanza que se ha impuesto en los últimos años.
La sanidad pública no debe dejar de lado su labor preventiva, no ha de aplazar las revisiones vitales para cientos de mujeres que luchan por salir adelante, por vencer sus miedos y dar la cara ante una realidad a la que temen y tienen derecho a vencer, más allá de las restricciones impuestas por el trágico coronavirus. Que la batalla contra el cáncer de mama no se limite a un lazo rosa o a iluminar de ese tono los monumentos de la ciudad. La investigación se ha de traducir en medios, no en colores.
Hace unos días, escuchaba a la doctora Romero, toda positividad, hablar de la nueva técnica que se ha puesto en marcha en la Unidad de Patología de la Mama de nuestra ciudad para facilitar el diagnóstico sin radiación. El proyecto se lleva a cabo con un dispositivo que se denomina ‘mammowave’ y solo se desarrolla en cinco hospitales europeos. Uno de ellos, el de Toledo. Todo un lujo, porque además, solo aquí, tenemos a la increíble doctora Romero. Y eso es para celebrarlo.