Nada particular

Jesús Morales


La sal y otro político que no sabe/sabe lo que dice

Leí unas meditaciones de Miguel Ángel Sánchez que me supusieron un disgusto. Por comprensible que fuera lo que decía Miguel, fue un jarro de agua fría. Exponía el activista talaverano que estaba harto, que se había cansado de que sus esfuerzos y explicaciones, sus advertencias y amenazas cayeran en saco roto despues de todos estos años. El ingente trabajo realizado por él y por Méndez -el otro Miguel-, ha sido ignorado, aprovechado bastardamente por políticos, han tenido que poner dinero de su bolsillo, perder horas de estar con sus familias o el trabajo, ver malas caras, exponerse al caprichoso veredicto de la gente por defender algo en lo que creían, pero que según decía no ha servido de nada. A consecuencia de todo esto y de la hartura que se ha instalado en su ánimo, escribía que lo dejaba, no le importaba que los peces del embalse de Navalcán mostraran una mortandad espantosa, estaba tan quemado que no acudiría a una rueda de prensa ya pactada en la que explicaría la tétrica situación de la presa. Que nadie piense en connotaciones religiosas que no vienen al caso, pero me vino a la cabeza una cita del Nuevo Testamento que venía al pelo para el caso de Miguel, bueno de los dos Migueles, se trata de aquella vez en la que Jesús dice que si la sal pierde su sabor no sirve más que para tirarla y que la pise la gente. Es duro y triste que quien ha creído en el poder de su trabajo y en la fuerza de la razón se dé por vencido. Y es que los desatinos y las majaderías de nuestros políticos le quitan las ganas al más pintado. En estas páginas leí las declaraciones de Francisco Núñez preboste del PP en la región, ejemplo paradigmático de política bastarda, otra vez con el reparto solidaridad y las bobadas de siempre, ba, bla, bla para no molestar a sus jefes que Murcia da muchos votos, él quiere medrar en su partido y no ha tenido mejor ocurrencia que hablar del trasvase, nombrar la horca en casa del ahorcado donde abastecen con camiones cisterna y bombonas de agua porque no la hay en el río. ¿Este hombre sabe lo que dice o lo sabe demasiado bien, es el representante del PP de Castilla la Mancha o representa los intereses del lobby de los regantes del trasvase? Más valiera que pusiera los pies en el suelo y se enterase por lo que clama la gente a la que quiere representar, lo demás es de políticos ensimismados e ignorantes, de A,B,C, piñón fijo con mucha corbata pero que dejan traslucir a la legua que sólo buscan subir en el partido, acumular poder y resolverse la vida sin necesidad de mayores oposiciones ni puestos de trabajo.