Me la juego

Ana Nodal de Arce


Vecinos en acción

14/01/2021

Lo sabemos de sobra: hemos vivido una nevada histórica y se han desbordado todas las previsiones, por lo que lo mejor que podemos hacer es quedarnos en casa. Bien, fantástico ahora que se dispara el precio de la luz. Esto un día, dos o tres, es posible. A veces. Cuando pasan cuatro, cinco, seis, y una persona no puede salir a la calle para abastecerse de comida o para ir a trabajar, sí, que hay gente que inevitablemente tiene que desplazarse, algo falla.
En Toledo me da que veremos nieve más allá de Semana Santa. Hasta el verano, incluso. Es cierto que el ejército acudió el lunes a ayudar, pero señores y señoras del Ayuntamiento, les recuerdo que empezó a nevar el jueves y desde el sábado a mediodía no cae un solo copo. Y ustedes no han respondido con la diligencia que era menester. La gestión no es lo suyo. Son más de fotos, mechas y jamones de récord. Tampoco han establecido una vía, un canal para informar de su plan ante estas contingencias, me da que no existe, o de esos asuntos que les interesan a los vecinos, más que nada porque forman parte de su vida cotidiana: servicios de autobuses, zonas transitables, recursos sociales, reparto de sal… bueno, que de repartir, nada. Un dislate que han solucionado grupos de vecinos en las redes sociales estableciendo un fantástico hilo de conexión y de ayuda virtual.
Pues sí, los toledanos han dado una tremenda muestra de civismo, organizando equipos para limpiar sus respectivos barrios con sus palas, ofreciéndose para ayudar a gente mayor o llevarles la compra, divulgando información sobre el estado de las calles, del transporte, de los accesos. Esos datos que no ha facilitado el Consistorio, incumpliendo con una obligación básica en momentos de incertidumbre. Vamos, que visto así, el Gobierno ha sobrado por completo. O ha faltado.
No sé si fallaron los meteorólogos, aunque creo que todos sabíamos lo de las nevadas, o es que muchos de los asesores de la alcaldesa están más preocupados por atacar a quienes no piensan como ellos que en resolver los problemas de los ciudadanos. Lo cierto es que es que, seis días después, seguimos sin transporte público, es casi imposible caminar por las aceras, cubiertas de nieve helada, las calzadas constituyen una alfombrita gris tenue que no permite el paso de dos coches en diferente dirección y a los toledanos no nos queda otra que hacer fotos, ya estamos hartos también, o quedarnos en casa a esperar el deshielo.
Esta insólita circunstancia que estamos viviendo, me sirve para lanzarle una reflexión a la alcaldesa: ¿sigue empeñada en construir el cuartel de la guardia civil en la Peraleda, zona susceptible de inundaciones? El Tajo hace años que discurre sobrio y con tristeza, pero si la naturaleza se rebela, no hay tolonista que la pare. Avisados están.