Barrio de Santo Tomé

Juan Ignacio de Mesa


Nada es gratis

29/06/2020

Pensar que el Estado es un ente generoso que dispone de medios ilimitados para atender todas las necesidades de sus ciudadanos, es un error que, por desgracia, algunos utilizan como un mantra para manipular a la opinión publica. Pero, por desgracia, salvo en los países que dispongan de ilimitadas materias primas que les permitan unos ingresos brutales (Arabia Saudí, Emiratos, o Venezuela si lo supieran gestionar) los demás países solo disponen de los medios que aportan sus ciudadanos a través del pago de sus tributos. Nada es gratis, todo lo pagamos y el Estado lo que debe hacer es gestionar bien, redistribuir las rentas y marcar prioridades de empleo de unos recursos que siempre serán escasos para atender todas las necesidades. Mil euros mal empleados, son mil euros menos para sanidad, educación, etc.
Y los tributos los pagamos todos,  usted cuando compra un litro de leche o una camisa, paga un IVA que puede ser desde un 4% a un 21%, no digamos la cantidad de dinero que paga cuando rellena el depósito de su coche o paga el recibo de la luz, paga mucho más en tributos, que por el producto que consume. Y le retienen dinero de su nómina como pago a cuenta del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y también se le deduce dinero para su cuota de la Seguridad Social. Aquí paga todo el mundo. Y las empresas pagan también, generando además actividad y empleo. Me he permitido hacer una media de los tributos que pagan, por millón de facturación, una serie de empresas de las que he obtenido sus cuentas anuales a través del Registro Mercantil.
Si, para que lo sepan, todas las cuentas de las empresas que tienen forma de entidad jurídica se han de depositar en el Registro Mercantil y son públicas. Las empresas privadas son mucho más transparentes que muchas entidades públicas. Por millón de facturación, me salen los siguientes tributos, IVA soportado 85.000 euros, pago a la Seguridad Social por cuota patronal 110.000 euros, Impuestos locales 12.000 euros, Impuesto de Sociedades 40.000 euros. A esto se añade que la media de puestos de trabajo es de 14 empleos por millón de facturación, lo que implica que esos trabajadores, pagan sus tributos y sus cuotas a la Seguridad Social. Añadan los Impuestos indirectos que se paga al consumir combustibles, luz, etc. Apaguen el grifo de una empresa y nos perjudicamos todos.



Las más vistas