LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


De carne y hueso

Todos somos pecadores, y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. La frase de Jesucristo no podía estar más acorde con nuestros políticos. Y ya no hablo de corrupción, ERES, el ático de la tribu Delaware en Marbella, etc. Hablo de cosas legales en contradicción con nuestros actos. Acabo de estar husmeando y cotilleando por internet las fotografías que publican del chalet de Iglesias. Hasta ahora no era consciente del buen gusto que tiene el matrimonio: cerchas de madera antigua, puertas de artesanía de primerísima calidad, una piscina que más bien es un lago, -lejos quedan aquellas albercas de las casas de campo-, tejados de teja árabe impolutos e impresionantes, cuartos de baño de hotel de súper lujo, una cocina que ya quisieran muchos buenos restaurantes. Desde luego, si de verdad la han comprado por lo que dicen, y dejo al lector las dudas cuando vea las fotos, cuando lo vendan van a ganar una pasta. De la tienda de campaña en Sol a la “casita rural”, va un trecho. Qué tranquilidad me da que el tótem de PODEMOS tenga una casa mejor que la mía. Mucha casta, pero cuando la pasta entra en casa … poderoso caballero es don dineros. Lo que me gusta menos de Iglesias es sus excesos verbales. Es verdad que llama al pan pan y al vino vino, pero es que a veces se pasa. Recuerdo cuando dijo textualmente que a Mariló la presentadora de televisión le daría unos azotes hasta sangrar. Imagino que sería después de leer 50 Sombras de Grey y haberse fumado algo. Pero ¿Dónde estaban las feministas ese día? ¿Estaban dadas de baja por enfermedad? … ¿Pero todas? Si un tío del PP dice eso lo cuelgan de los pulgares. Si es del PSOE lo echan del partido, si es de CIUDADANOS, las de las cacerolas de Barcelona queman una foto suya enfrente de la Sagrada Familia. Aquí todos son feministas, pero a veces son machistas y según seas se te perdona o no. y si no que se lo digan a la UGT o a CC.OO. que no han tenido nunca una mujer dirigente en sus listas por mucho que salgan luego agarrados a la bandera, como si fueran a torear una vaquilla en una capea. Parece que se quieren tapar los pantalones. Otra cosa digna de mención es el twitter ese donde aparece Heidi tirando desde una silla de ruedas por un barranco a un miembro de la ejecutiva de PODEMOS, de cuyo nombre no quiero acordarme. Somos personas humanas, a diferencia de las personas jurídicas, jejeje, y como tales nos gusta muchas veces ironizar con las cosas, y en la intimidad casi todos lo hacemos. Yo no soy racista, y suelo contar algún chiste de negros, ya está bien de ir de cursi por la vida. Pero también cuento chistes de vascos, de gallegos, de Tomelloso o de médicos. Y que conste que tengo muchos amigos de color, bastantes gallegos, varios médicos, y me gustaría tener un amigo de Tomelloso, aunque sea el Alcalde. De todo lo que he dicho lo único que me indigna es la pasividad del feminismo.