EL REPLICANTE

Alejandro Ruiz


El Playmobil de Sánchez

05/11/2020

Con este gobierno de Sánchez e Iglesias de corte ideológico infantiloide y pequeñoburgués, entre el póster del Che, los fondos de inversión, el Registro de la Propiedad y la Constitución Bolivariana, España es el Playmobil de Sánchez, donde el presidente adolescente ha alcanzado sus mejores fantasías políticas de niño bueno adoctrinado.
Precisamente en este momento trágico de pandemia y crisis económica, con el infantilismo político que estamos viviendo en la latente inmadurez que nos desborda, según la cual solamente los demás son los responsables de los males, todo el mundo esconde el bulto de la responsabilidad. Nadie responde de nada. Todos corretean por ahí, como niños juguetones ajenos a las obligaciones de los adultos, sin la mínima reflexión para orientar y valorar las consecuencias de los propios actos, cuando solamente la responsabilidad nos permitiría reconocer las causas de lo que nos está ocurriendo y ver la realidad de los hechos para actuar en consecuencia afrontando las dificultades en la búsqueda de soluciones mediante un proyecto común.
Como todos sabemos, Playmobil es esa marca histórica de juguetes de plástico, con pequeños muñecos que disponen de articulación en la cabeza, los brazos, las piernas y las muñecas. Quién no conoce esas simpáticas figuritas que normalmente vienen con accesorios, vehículos, edificios, plantas y animales, que permiten crear una gran cantidad de escenarios y situaciones en las que el niño toma el control dándoles movimiento y voz.
El Playmobil ‘Presidente de País’ viene con su palacio presidencial, su Congreso de Diputados y toda suerte de ciudadanos con vestidos y complementos intercambiables, que Pedrito igual organiza en una manifestación sindical con banderita republicana, poniéndole a cada uno su correspondiente camiseta del color reivindicativo del sector, como monta una asamblea mitinera de partido, o una cola de desempleados, siempre con un arco iris sobre una pequeña praderita verde, con un facha pisando el césped y letreritos cursis de que todo va a salir bien y lazos amarillos.
Los expertos afirman que jugar puede mejorar las capacidades de los niños para planificar, organizar, llevarse bien con los demás y regular sus emociones. Esto se aprecia perfectamente viendo a Sánchez con la misma sonrisa hierática de los muñequitos Playmobil, esa que no pierden nunca, dispuesto a agotar la legislatura con su Gobierno de juguete. Para el Ministerio de Economía utiliza el Playmobil ‘Hada con Unicornio’, para el Ministerio de Transportes juega con el Playmobil ‘Caballero Fantasma’, para el Ministerio de Defensa el de ‘Hada de las Flores’, para el Ministerio de Igualdad utiliza el de ‘Niña con Poni’, para Sanidad el Playmobil ‘Curandera’, para el Ministerio de Consumo monta el Playmobil ‘Muñeco de Nieve’ y para el Ministerio de Agricultura juega con los Playmobil ‘Guarda Forestal’ y ‘Granjera’.