En el Camino

Enrique Sánchez Lubián


‘Infotainment’

05/11/2020

Se atribuye a Roger Alies, creador del canal de noticias Fox News, la teoría del foso de orquesta. La misma sostiene que si dos políticos debaten en un escenario sobre los problemas que afectan a la comunidad y uno de ellos cae al espacio reservado a los músicos, al día siguiente este incidente copará los telediarios en detrimento de cuantas soluciones hubiesen aportado en sus intervenciones. Esto ocurrió hace semanas durante el debate entre Mike Pence y Kamala Harris, números dos de las candidaturas republicana y demócrata a las elecciones de Estados Unidos, con la mosca que durante unos instantes se posó sobre la cabeza del primero de ellos. ¿Recuerdan?
Alies, sobre quien el año pasado se realizó una premiada miniserie (‘La voz más alta’) protagonizada por Russell Crowe, ha pasado a la historia reciente del periodismo como el hombre que acabó con la verdad. Poco importaba que en sus informativos se mintiese, lo prioritario era mantener la crispación y dirigirse con argumentos muy simples a esa masa de espectadores que buscan en los noticieros reafirmar sus propias ideas y prejuicios en vez de escuchar razones que les inviten a reflexionar sobre la trepidante actualidad que nos envuelve.
En las teorías clásicas de la comunicación, se establece que la finalidad de los medios es informar, formar, divertir y contribuir a conformar la opinión pública. En estos últimos años, ese equilibrio se ha distorsionado y hoy en una mayoría de las parrillas televisivas abunda lo que los anglosajones llaman ‘infotainment’, término surgido de la fusión entre ‘information’ (información) y ‘entertaiment’ (entretenimiento). El cóctel resultante se caracteriza por primar lo frívolo, lo anecdótico, lo polémico y la banalización de la realidad. Si a ello añadimos, locuciones dichas en inquietante tono alarmista, reiterado dogmatismo de tertulianos dispuestos a pontificar ‘ex cátedra’ tanto de un roto como de un descosido y abuso del sensacionalismo para intentar mantener a sus audiencias ancladas a la cadena de turno, podemos colegir que en momentos tan cruciales como estos quienes no están dando la talla, confortando la crispación y dejando mucho que desear no son solo ciertos dirigentes políticos. Y mientras, como dice Benjamín Prado, hay medios [y compañeros, añado yo] que dan noticias como si lanzasen octavillas.