Cabalito

Ignacio Ruiz


Cultura, eres tú

21/10/2020

De la vida museística en Toledo no vamos a hacer leña. El museo de Correos estará en la capital imperial, ¿para qué? Para nada. Aumentar la superficie expositiva abandonada por la administración en breve tiempo es deporte nacional.
No quiero ser negativista, pero la vida del Museo Regional de Santa Cruz es una agonía verdaderamente infecta. Mientras se financia de manera oscurantista, nominal y trapacera una colección privada con un dinero de todos, ese mismo presupuesto, al museo regional, le daría la vida.
Si se aumentara la plantilla de trabajadores del Museo de El Greco no tendrían los problemas que tienen de cierres de salas periódicos por culpa de la falta de personal. Si el museo de Tavera tuviera más apoyos, no seguirían en ERTE sus empleados. El Museo del Ejército mantiene el tipo tras los problemas que tuvieron con las subcontratas, pero sigue teniendo una afluencia e interés por sus tesoros y dinamismo expositivo, con rotación de exposiciones temporales, tematizaciones y recorridos flexibles.
Qué entienda cada cual por cultura es algo intangible. En muchos casos, inexplicable. Pero en todos hay un regocijo, un sentimiento, una conmoción interior ante algo externo, en lo que haya tenido que ver la mano y la mente humanas.
Pero explícale un sentimiento si éste hace tiempo que no has tenido ocasión de experimentarlo. No se trata de toques de queda, o de estados de alarma, se trata de adecuación y flexibilización de nuestro modo de vida.
El cine tenía sus sesiones de tarde, pero difícilmente habrá estrenos si nadie lo visita, por mucho protocolo que haya. Y de la música no hablamos, porque nos han castigado frente a la TV a ver programas enlatados y música no original.
Esta es nuestra realidad cultural, en general, y las alternativas, pocas y escasamente atractivas. Un gran hervidero de opciones para movimientos culturales minoristas, dado que no se puede atraer a masas, pero alguien ha dejado a los grupos musicales abandonados.
La escultura, la pintura son fieles reflejos de individualismos crónicos pero si nadie te contempla, si no se muestra y se presenta, nada hay que lo comparta.
La cultura no da para más en Toledo y en Castilla-La Mancha, pero las alas mexicanas junto al gran águila imperial, engrandeciendo nuestro lugar en la historia.