Cabalito

Ignacio Ruiz


Bloquea, que algo queda

25/04/2020

La proporcionalidad de las medidas no se está correspondiendo con la naturaleza de la crisis que estamos viviendo. Empezando por la talla de los que nos gobiernan, y las decisiones que andan publicando de soslayo.
Tranquilo, no corres peligro de contagio al leer esto, cuando termines el texto sólo tienes que bloquear, que algo queda.
Desde los más alto a lo más cercano he de decir que me siento un privilegiado. Es un hecho histórico de marca mundial, y mis propias carnes morondas lo podrán atestiguar allá adonde vaya, algún día. No ha habido tanta incompetencia a los mandos y en sus equipos de asesores y de gestión en toda la historia de este país.
No quiero ser alarmista ante la opinión pública, pero reconozco que en entusiasmo y arrimar el hombro, últimamente, me lo estoy haciendo mirar y reflexionar, será que me estoy haciendo mayor y estoy hasta el moño de que me tomen el pelo, me prometan y no cumplan, que digan y que no hagan.
Pero no es lo malo ver al que da la cara en estos días, reconozco su coraje o es muy pusilánime para leer los guiones que preparan algunos asesores y/o técnicos con pesebre.
Lo peor llega cuando reaccionas ante las medidas adoptadas, si dices o vociferas tu desacuerdo te tachan de ruin, antipatriota, listito y algo más. Te lanzan los bots, en las redes sociales, y te aniquilan a comentarios falaces, insultos y demás jerga barriobajera. No me esperaba que los directores generales regionales se pudieran permitir pagar bots en ataque propio, pero, mira moreno, que he comprobado que sí, pensaba que no tenían presupuesto y ya me explico porqué la gestión llevada a cabo es tan francamente mejorable.
Tuve ocasión de realizar viaje a Portugal justo a la víspera del confinamiento, y ellos lo están haciendo bien, con menos medios y con más criterio. He visto ayuntamientos portugueses pequeños proveer de viseras protectoras y mascarillas y hacen test a los comerciantes de cercanía y aquí hemos tardado 38 días en ver a la alcaldesa bajarse del coche para entrar en el mercado municipal, donde trabajó su familia, para echarse una foto. Repito 38 días ha tardado en ir con 4 fotógrafos y asesores y ni un test.