Macondo

María Ángeles Santos


APP para todo

Si hacemos caso a la publicidad, podríamos sobrevivir en cualquier parte, hasta en el mismísimo Macondo sólo con un móvil o un ordenador. Y una lista de ‘App’, claro. Vale que las aplicaciones nos abren a un mundo de posibilidades que nunca antes podríamos haber imaginado, como un mapa a tiempo real con guía incluido, una videollamada a cualquier parte del mundo o una transferencia bancaria inmediata.
Pero las hay para todo. Sí, algunas son útiles, pero me asombra el tiempo que tiene la gente para crear tanta gilipollez. Y el talento, o lo que sea, que se desperdicia mientras se piensa en estas cosas.
Ya sabemos ligar, pedir comida a domicilio, orientarnos, buscar una calle o un lugar, los mejores cines, la peluquería más cercana o la cerrajería 24 horas, que a todos se nos olvidan las llaves.
Pero es que hay muchas más. Me he entretenido (que yo también pierdo el tiempo), en buscar aplicaciones curiosas, y casi he acabado cazando moscas, estupefacta ante la cantidad, que no calidad, de lo que han visto mis ojos. Una app para hacer nudos de corbata, y otra para escuchar cientos de cantos de pájaros distintos. Una más para estar triste, que promete poner todas tus fotos y tus mensajes en gris, que ya está bien de ir disimulando por la vida.
Por la noche, se puede monitorizar el sueño durante la fase REM a través de sonidos y así manipular lo que soñamos (creo que probaré ésta). También hay una app para los que se les pegan las sábanas cada mañana. Hace un seguimiento minucioso de nuestras etapas del sueño y nos despierta en el momento en el que estamos durmiendo menos profundamente, de forma que nos es mucho más fácil levantarnos.  Y si somos más del más allá que de acá, también podremos comprobar si nos rodean fantasmas, e incluso traducir sus mensajes.
No os cuento nada de su contribución a la vida sana, que hay cientos de formas de monitorizar ejercicios, controlar peso e incluso combinarlo todo con alimentación ‘detox’. O las de ‘encuentra mi coche’ y la más sofisticada que nos dice cuándo dará el sol o la sombra a lo largo del día, para que aparquemos con fundamento.
Por haber, hay hasta la que nos promete llevar un psicólogo en el bolsillo, Sirve para monitorizar nuestro estado de ánimo y recibir recursos psicológicos personalizados, recomendándonos desde ejercicios de respiración a meditaciones guiadas.
No tengo claro que sea éste el mundo que quiero, que sustituye personas por APP, pero es lo que hay. Dentro de nada, no nos hará falta nadie.