Barrio de Santo Tomé

Juan Ignacio de Mesa


Divisas

Supongo que muchos estarán ya de vacaciones cuando esta columna se publique, pero no viene mal recordar que a la hora de salir de viaje (el que pueda) debe comparar cómo está el tipo de cambio de la moneda del país que se quiera visitar. Aunque ya no se repetirán sorpresas como las vividas a finales de los años 80 del pasado siglo que nos permitía visitar los EEUU con un cambio de la peseta con el dólar que nos hacía sentir que casi éramos ricos, todavía quedan oportunidades curiosas. Por ejemplo, este año la situación en Argentina permite que cualquier ciudadano de la zona euro, se encuentre con una ‘rebaja’ de más de un 34% en los gastos que pueda incurrir si decide darse una vuelta por aquel país, que aunque ahora es invierno, no deja de tener sitios maravillosos para visitar y productos autóctonos interesantes para comprar. O, estando más cerca, con las consecuencias anticipadas del Brexit, ir a Gran Bretaña, también sale más barato que hace un año. O esa maravillosa isla que es Islandia con sus auroras boreales y sus géiser. O destinos como Australia, con una diferencia en el cambio euro/dólar australiano, que nos beneficia en casi un 10%, respecto a hace escasos meses. La lista se puede ampliar con destinos exóticos. Cierto es que, por desgracia, a muchos españoles esto les sonará a cantos de sirena ya que ni podrán tomarse vacaciones, así que como para pensar dónde podrían irse, solo les queda soñar con ello. Pero para los afortunados que puedan, acepten un consejo, si tienen pensado darse una vuelta por el extranjero y en sus cálculos entra visitar un país fuera de la zona euro, revisen los tipos de cambio con las distintas divisas. Quizás se lleven una sorpresa en forma de ahorro, si es que están a tiempo de elegir, repasando datos el abanico oscila entre revalorizaciones respecto al euro de más de un quince por ciento, hasta devaluaciones de más de un 40%. Así que, escojan y comparen.