Toledo desde el kiosko Katalino

Katalino


Ejercicios espirituales

Habrá mucha gente que no lo haya conocido, pero los de mi generación si que oíamos hablar a nuestros padres (poco y bajito) de una serie de curativos y morales ejercicios espirituales, una especie de retiro que se hacía sobre todo en Semana Santa. Allí notables Padres y Curas de Primer División daban  charlas sobre el alma, el Pecado, la Vida cristiana y cosas así. Mi Padre, que tuvo que hacerlo obligatorio, contó su experiencia en el valle de los Caídos, donde tampoco le tocó por casualidad sino por ser alcalde en el franquismo. Ahora con la investidura del nuevo gobierno hemos llegado a una especie de ‘locura colectiva’ por recibir más representantes sociales que nadie, eso si en plena canícula agostí y que yo sepa no hay playa, vaya, vaya. Como veo que los jefes de gabinete de lo partidos no se han puesto a la cabeza y si les dejamos solos continúan hasta el año que viene hemos propuesto un protocolo que incardine y ordene estos juegos florales olímpicos. La Jornada comenzaría a las 6 de la mañana con una subida en procesión de los participantes por las escalinatas con grandes cánticos y loores. Después un desayuno tradicional español que patrocina el Catalino con porras y chocolate caliente. Comenzaría la sesión del día propiamente dicha, con dos espacios, el oficial, con los consabidos coñazos de turno y el de cotilleo, que suele ser el que cuenta y en el que esta semana, nuestro Presidente García Page, ha sido propuesto como candidato alternativo. El  mensaje de Fátima, que las Fuerzas Sociales y Económicas han transmitido al presidente del Gobierno, es que se deje de hostias y pacte con Sánchez, que no pasa ná por no llevarse bien del todo y desconfiar  de la señora, y que incluso es lo normal. Mientras, los periodistas nos hemos enterado de que la Iglesia prepara en sosiego y con secreto el cambio en su división ultra, tanto de Parolin en Roma como del Nuncio en España y del mismo Prior de Valle de los Caídos, que apatrulla con su amigo Torrente  la tumba del dictador por el bien de España. Para la plaza de Roma suena algún Deán de la Catedral de Toledo, para Nuncio de España suena mucho un laico toledano, con cigarral en Toledo y amante confeso del Greco y para el Valle propiamente dicho se va a proponer al Venerable,  humilde, impertérrito y peregrino Padre Mariano de Santa Felipa, que se retira a unos días de meditación al santuario conquense de San Julián a hacer cestillas de mimbre...