scorecardresearch
Enrique Sánchez Lubián

En el Camino

Enrique Sánchez Lubián


Desatinos

10/11/2022

La Asociación de Descendientes del Exilio Español ha presentado un estudio sobre el conocimiento que de la Guerra Civil tienen las personas de entre 16 a 30 años, concluyendo que para ellas esa etapa es un 'agujero negro' de nuestra historia. Así, por ejemplo, mientras muchos sabían del horror en los campos de concentración nazis, apenas habían oído hablar de la represión franquista. También hubo quienes consideraban que el 18 de julio las clases populares se levantaron contra las derechas o que cuantos se exiliaron fueron insolidarios por no quedarse aquí echando una mano. Sé que generalizar no es bueno y que tomar la parte por el todo suele llevarnos a diagnósticos erróneos, pero semejantes respuestas nos sitúan ante una preocupante realidad.
Suele decirse que quienes no conocen su pasado están condenados a repetirlo. Yo creo que, además, son ignorantes. La ley de Memoria Democrática contempla que el sistema educativo incluya el conocimiento de aquel periodo histórico y de la lucha por los valores y libertades democráticas, desarrollando en libros de texto y materiales curriculares la represión durante la Guerra y la Dictadura. También se prevén acciones formativas para el profesorado y el fomento de investigaciones académicas al respecto.
Quienes se oponen a ella, disipan su contenido en los mantras del reabrir heridas, intentar reescribir el pasado, querer ganar en el BOE lo que se perdió en los frentes de batalla o que con la 'profanación' de las tumbas de Franco, Queipo de Llano, José Antonio o Moscardó, Pedro Sánchez extiende una cortina de humo sobre su 'ineficaz' gestión. A tan manidas argumentaciones, que en nada ayudan a corregir el desconocimiento antes aludido, se suman ahora unas polémicas palabras de Núñez Feijóo, diciendo, respecto a todo esto, que a él le preocupan más los vivos que los muertos o resumiendo la tragedia española de 1936 con un simplista «hace 80 años nuestros abuelos y bisabuelos se pelearon y no tiene sentido vivir de los réditos». Y mientras apuntala así a quienes insisten en perpetuar los tabúes sobre el franquismo, Isabel Díaz-Ayuso, desatada, afirma que el presidente del Gobierno prepara un golpe de Estado contra el rey para proclamar una República y encarcelar a la oposición. De verdad, ¿no hay nadie en la derecha española capaz de poner fin a estos desatinos?