Cabalito

Ignacio Ruiz


Desconcertada educación

Desentrañar el día a día de la enseñanza es toda una odisea, incluso para sus protagonistas. Dicen que ha evolucionado mucho, pero no es cierto. Ha cambiado la tecnología, los recursos, hasta el prisma desde el que se mira. Pero, a fin de cuentas, el profesor que es bueno consigue resultados, independientemente de si tiene más recursos materiales, o no.
Un buen docente es el que sabe dar con las recetas educativas en función de las características de cada clase, incluso más, de cada estudiante que le toca año tras año. Lo importante es conseguir una adecuada motivación de mejora continua, de obtención de resultados colectivos, pero también individualizados. Se consideran victorias personales/profesionales  conseguir reconducir un alumno torcido. Son grandes hits del profesor, recordados el resto de la vida, porque son retos individuales obtenidos con empeño y esfuerzo. En muchas ocasiones, como la propia sociedad, ante los problemas, abandonamos al que queda descolgado, o la desmotivación empuja a decir que ya lo arreglará otro más adelante.
Ahí es donde hacen falta recursos, en formación al profesorado para obtener una capacidad de generar retos y metas en cada uno de los estudiantes del aula. Enseñar a los que enseñan a manejar el aula y maximizar los resultados de cada alumno. Crear retos personalizados, que cada día sea una meta, un logro, un objetivo por ser, sobre todo, mejores personas en esta sociedad.
Los chromebooks y tablets solo son meras herramientas. Los libros digitales son evoluciones. Pero el lenguaje vehicular es el respeto a la figura del profesor que, acompaña, guía y presenta descubrimientos diarios, mucho más allá del libro, cuaderno y tarea.
La educación concertada obtiene, según datos oficiales, mejores resultados que la pública, ¿eso es por el chromebook? Yo creo que tienen mejores proyectos docentes basados en principios y valores católicos, en el que el protagonista es el individuo y la familia educativa. Donde el respeto a los profesores y su trabajo es constante.
Los ataques a la educación concertada son una cortina de humo por la que se busca tapar el fracaso de las leyes educativas, por una marcada ausencia de motivación profesional y escaso respeto a la figura del profesor más importante en la vida de un ser humano, el profesor de la educación primaria y secundaria.



Las más vistas

Opinión

Infierno

Se cumplen 75 años de la liberación de Auschwitz. Su huella permanece intacta para recordar hasta dónde puede llegar la barbarie del ser humano