Nada particular

Jesús Morales


Compensaciones

Creo que Talavera es la única población que por quedarse sin agua y ceder generosamente  su río en lugar de recibir justas indemnizaciones y  proyectos maravillosos lo que recoge es castigo, un duro castigo por parte de los gobiernos responsables de repartir lo que llamaron compensaciones. Por más que cuento no me salen los doscientos mil habitantes de Talavera, tampoco veo filas de potentes empresas haciendo cola en el polígono Torrehierro para instalarse en esta ciudad, ni nada de lo que anunciaron durante años esos polítiquillos baratos de Franco que vaticinaron una cantidad de beneficios pasmosos para Talavera cuando las aguas del Tajo se las llevaran a Murcia y el Levante. Es hiriente que durante aquellos años la prensa contara la abundancia de beneficios que el trasvase traería a Talavera y que acabo de enumerar en la introducción. Escribía alguien (qué vista) que para el año dos mil Talavera con un crecimiento tan pasmoso pasaría de los doscientos mil habitantes merced a la ingente cantidad de trabajo que proporcionarían las muchísimas empresas ubicadas en el polígono talaverano; supongo que el que esas compañías se instalaran aquí sería efecto del trabajo del ministerio nacional ya que en aquel tiempo no había autonomías.
Lo de hoy difiere de lo que escribían aquellos pésimos visionarios: comercio arruinado, población en retroceso, nula industrialización, ausencia penosa de empresas, pérdida de la milenaria artesanía y sobre todo una autoridad, la autonómica, que parece haber decidido que Talavera pase a ser un recuerdo. De acuerdo que quienes han gobernado la ciudad y la autonomía hasta ahora han contribuido mucho a la debacle con sus ¿políticas? demenciales; alcaldesa, supongo que aunque por encima de compensaciones nosotros queremos nuestro agua y nuestros ríos, tampoco se debe olvidar lo mucho que nos deben y que deberían habernos mimado en vez de encontrarnos como ahora sin agua, con la mierda de Madrid estancada, sin poder regar, comidos por los mosquitos y perdiendo las instituciones comerciales (mercado) de hace tantos siglos; responsables principales los políticos que mandaron en Talavera desde Franco hasta ahora.