Barrio de Santo Tomé

Juan Ignacio de Mesa


Estadística

05/10/2020

Tener información suficiente y fiable es uno de los pilares sobre los que se basa la toma de decisiones. Ya en la antigua Roma se implantaron procedimientos para conocer datos de población, precios, comercio, etc. Recordemos que el motivo por el que Jesús nace en Belén es por tener su familia que acudir a cumplimentar el censo que César Augusto mandó realizar en todo el Imperio. Ya en el siglo XVIII y bajo el nombre de Statisticus se desarrolla la disciplina científica que hoy conocemos como estadística. El tratamiento de la información que permite esta disciplina nos facilita poder tener datos para la toma de decisiones. Recuerdo con nostalgia la calidad de las clases del Catedrático Gonzalo Arnaiz en la Facultad cuando explicaba el flujo de información que se podía analizar a partir de los datos de una buena muestra poblacional. Hoy en día, con las posibilidades que nos da la tecnología y la cantidad de información que se vuelca en la red, ya no solo se puede obtener una buena muestra poblacional si no que se puede trabajar con la totalidad de los datos sin mucho esfuerzo. Por esto es curioso que las cifras que se aportan por las administraciones respecto al impacto de la Pandemia sean tan escasas, contradictorias y hasta mal facilitadas.
Los criterios con los que las distintas administraciones tratan los datos reflejan diferencias en la consideración de infectados, ingresados y fallecidos, y hasta en la imputación temporal. Esto hace que las sumas no cuadren en muchas ocasiones con lo que se genera desconfianza en las cifras, y dudas respecto a que sean correctas las decisiones que se puedan tomar.
Pero es que, además, los datos que se facilitan por el Ministerio se dan en ficheros PDF, lo que supone que debes reconvertirlos a otro tipo de soporte para poder hacer un seguimiento y comparación temporal. Con lo fácil que seria establecer criterios homogéneos y pasar los datos a una simple hoja de Excel que facilitara el trabajo de ver la evolución y fijar tendencias. Si don Gonzalo Arnaiz viviera, suspendía en Estadística, entre otras materias, a todos los responsables de este sinsentido.