scorecardresearch
Miguel Ángel Flores

Amboades

Miguel Ángel Flores


Vino Mbape

20/09/2021

Vino Mbape, que por lo visto vino ya o en verdad no vino, que juego de palabras, en tiempos de vendimias y reencuentros con los futuros mostos, provenientes de las mejores uvas de las mejores plantas, de los mejores viñedos, de los mejores campos. Pues según los expertos, resulta también en eso que llaman el arte de las pelotas y los pies, por lo visto poco de cabeza para quien lo practica, que en esencia es quien debiera saber más, pero como ocurre en todas las cosas, quienes usan la cabeza solo para beneficio único, de ellos, no de los que son los protagonistas, que si a veces y en casos concretos si se llevan parte dl pellizco. Pero en este sentido tengo entendido, por lo poco que sé de estos temas tan populares, es que para que este señor cobre tal realmente insultante cantidad de dinero, también a su lado tiene que haber otros diez jugadores más, y por supuesto cobren dinerito y mucho, pero según creo mucho menos, es decir, que aquí la igualdad, por lo visto da igual, y nunca mejor dicho, cuando los sueldos mínimos de este país son los que son, que paradoja ¿no?
Ésta es la asimetría de este país, que para muchos que se dicen ser del progreso, se llenan de ganas y fuerza en eso de la igualdad para todos, y en esta desigualdad de una empresa que, a uno que hace lo mismo que los demás, es decir que tiene la misma categoría, resulta que por otros intereses oscuros y que solo se benefician una elite de ello, pues aquí no existe una reivindicación de la tan pregonada igualdad para ello.
Pues a estas alturas, de la vida y en estas tierras al sur de los pirineos, ya no me debiera sentir sorprendido por tanta palabra vana, lanzada a troche y moche, que para unas cosas se es muy, muy, y para otras cosas sé es todo digno e irreprochable. Es decir, la doble tabla de medir, en decir que se hace y actuar de verdad en otra manera. Esto es así desde los padres de la patria, hasta los que nos vemos a los niveles más cercanos. En verdad es como una marca registrada de estas tierras y que todo el mundo hacemos de una mayor o menor medida: que es vivir en una completa apariencia, mejor dicho, en un cinismo e hipocresía constante y, todo es así y traspasa a todas las edades, las mayores, las jóvenes y hasta las de las guarderías.