Amboades

Miguel Ángel Flores


Conocimiento

22/02/2021

Tener conocimiento, es algo que se expresa habitualmente, sobre todo eso como: -Tienes menos conocimiento que un (…) ahorro poner a cualquier animal o persona o situación, porque con esta vida actual, que estamos experimentando en la actualidad, en el mundo de la libertad de expresión, de la libertad derivada de la situación política, que, por lo visto es eso que el pueblo, mediante unos mecanismos populares, es el soberano y todo eso, frente a otras realidades quizá muy anticuadas. Pero singularmente, esas otras realidades, que por lo visto la libertad no existe, en muchos puntos se asemeja bastante la vida actual a esa singularidad, y por ello hoy día en la libertad, hay que estar midiendo todo, porque los censores pueden ser cualquiera, frente a otro por el simple hecho de sentirse en una ofensa en cualquier manera o forma. Y quienes más censores son: (…) Así pues, creo que, para tal situación, lo que hay que tener es conocimiento, es decir, conocer. Pero ¿En verdad que es el conocimiento? Pues la respuesta es más o menos esta, el conocimiento es todo saber que se puede justificar racionalmente (es decir con la razón, que parte del cerebro) y que el sentido que tiene es objetivo, frente a cualquier apreciación externa. Por ello, y con muchos matices, se puede distinguir varios tipos de conocimiento, el de la fe o la creencia, el de la simple opinión, que este es muy arriesgado y peligroso, porque ya se sabe, que la opinión es el punto más bajo de la inteligencia. Los modos del conocimiento, que ya los antiguos lo definieron bien, y que ahora parece ser que esto tristemente ya está más que enterrado. Bien pues en la antigüedad tenían dos modos diferenciados, uno era que el conocimiento era simplemente la representación de algo conocido y tangible (la superficialidad tan actual que lleva en la sociedad nuestra desde la II Guerra Mundial muy inserta) y el otro modo era el llamado verdadero, que quizá profundizaba mucho más, que en tan solo lo externo. Y en ese vaivén, se ha quedado la idea que el conocimiento, es bueno siendo solo de la figura, de lo externo, y lo de profundizar pues no interesa, y así cualquiera sin tener bases, en cualquier comentario o acto, se pueda fortalecer en que se siente ofendido, y por tanto hay que condenar al que dice algo en un mundo de libertades, con toda la libertad, pero ya se ve que no…