TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Tranquilo y normal

No sé si se estudia en las escuelas de entrenadores o en los cursos de dirección de entidades deportivas… pero debería. Lo resumo:

En junio de 2003, el Real Madrid echa a Del Bosque. No hay un motivo claro, no al menos fácil de vender ante la opinión pública: acaba de ganar la Liga en una temporada de tres títulos (añadió la Intercontinental y la Supercopa de Europa) y unas semifinales de Copa de Europa. Del Bosque, que ha ganado dos Champions de cuatro disputadas y el mismo porcentaje de Ligas, abandona el Bernabéu por la puerta trasera y deja a sus espaldas la sensación de que echar a un buen tío es demasiado fácil… pero sale demasiado caro: durante una década, hasta que el Madrid vuelve a encontrar a otro tipo «tranquilo y normal», Carlo Ancelotti, el club no ganó ni un título internacional, apenas tres Ligas, una Copa y una Supercopa. O sea, cinco títulos de 34 disputados, lo que en términos relativos madridistas es un pequeño desastre. Y cuando echaron a Carletto, no volvieron a tocar la gloria hasta encontrar a otro tipo «tranquilo y normal» como Zidane, muy por encima de las bravuconadas de Mourinho, las pizarras mágicas de Benítez o Lopetegui, etcétera.

No sé si vale para todos los clubes, pero supongo que en determinadas circunstancias y alturas, lo que los grandes necesitan es tranquilidad y normalidad. Ni divos, ni demasiadas líneas en la pizarra, ni tácticas que encorsetan al equipo, ni decenas de diplomas en la pared, ni un loco de los vídeos y el balón parado, ni un sargento ni una institutriz victoriana… Ante una crisis, el sentido común de alguien que actúa desde un perfil bajo para llegar a la cabeza y al corazón de los genios (de las piernas se encargan ellos solitos) funciona mucho mejor. Lo dice la historia. Por eso lo de Ernesto Valverde, tranquilo y normal como pocos, suena tan extraño.



Las más vistas

Opinión

Infierno

Se cumplen 75 años de la liberación de Auschwitz. Su huella permanece intacta para recordar hasta dónde puede llegar la barbarie del ser humano