Amboades

Miguel Ángel Flores


Saber (más) de vinos

29/03/2021

Para ir conociendo un poco más de lo que se habla algunas veces, en esto del vino. Porque, después de dos intentonas, de inserción en la sociedad de una manera digamos ‘¿chic?’, desde la década de los setenta del siglo pasado y luego un poco hace unos diez años. En ambas ocasiones, el sector del vino sigue solamente a la espera de ser salvado por los estados europeos, nacionales o regionales de turno. Eso sí, con una queja constante, como si estuviera en el ADN de quienes se dedican al vino, esperando siempre que la política les ayude, cuando el problema es de la economía, y la economía, es el mercado, y el mercado lo componen vendedores y compradores, productores y consumidores, por tanto, la política creo que no pinta nada, porque tan solo beneficia asimétricamente, haciendo solo un sostenimiento a largo plazo, con pocas posibilidades de crecimiento.
Por ello, en su mayoría el sector está en la queja constante, pero en verdad con la boca pequeña, porque con lo poco que reciben del maná de ‘arriba’, llevan viviendo muchas generaciones ya, aunque sea algo amargo e insípido. Por tanto, ¿Quién se atreve a morder la boca del amo? De este modo, para poder hablar del vino, creo que hay que empezar por el principio, para poder dominar eso de la ‘cultura del vino’; veamos pues: Definición de vino: Del latín vinum, el vino es una bebida alcohólica que se hace a partir de la uva, el proceso implica la fermentación alcohólica del zumo o mosto a través de la acción metabólica de levaduras. Pero el vino viene de la ‘uva’ y está es cada uno de los frutos de la planta conocida como vid, siendo el componente esencial para la elaboración de vino; sus frutos son de forma ovoidal y se encuentran agrupados, en diferentes formas y cantidades variables, formando racimos. Las plantas de la vid pertenecen al género vitis y, en este género, podemos distinguir diferentes especies, muchas son muy utilizadas en la vinificación, como vitis vinifera, que actualmente está porta-injertada en otras especies de vides de origen americano no vulnerables al patógeno de la filoxera, como la vitis ruprestis, vitis riparia o vitis berlandieri. Mientras que otras variedades solo son simples frutos de uso alimentario, como la vitis labrusca. Así ya se puede hablar con conocimiento de lo que se dice, no como ocurre ahora que cualquiera da su opinión…