En el Camino

Enrique Sánchez Lubián


‘Puy du Fou’ y la historia de España

Un conocido profesional vinculado a ‘Puy du Fou’ me dijo hace poco que aunque no me lo había leído, estaba convencido que yo era de quienes se oponían al parque temático. Le contesté que no tenía un criterio claro al respecto y, por tanto, mientras mantuviese dudas nada escribiría. Pasada su inauguración, he de decir que el espectáculo, técnica y artísticamente, es magnífico. Después de haber estado décadas hablando de ello, Toledo ya cuenta con un atractivo nocturno multimedia de categoría, que puede contribuir a aumentar el número de visitantes. Pero dicho esto, el discurso narrativo de ‘El sueño de Toledo’ no me convenció.
Desde luego, intentar contar la historia de España en setenta minutos no es fácil. Los hitos sobre los que ‘Puy de Fou’ apuntala su espectáculo me recordaban cuanto, siendo niño, estudiaba en la añeja ‘Enciclopedia Álvarez’. Es honesto, eso sí, que los promotores del parque reconozcan que no son historiadores y que su propuesta se basa en la recreación de nuestro pasado y de sus leyendas. Distinto es, desde mi punto de vista, quienes han hinchado el perro, queriendo hacer de ‘El sueño de Toledo’ reivindicación de esencias patrias y momentos pretéritos gloriosos, utilizando semejante mix para exacerbar sentimentalismos identitarios.
No me gusta que, pensando en el desarrollo y progreso socioeconómico de Toledo, se pongan tantos huevos en el cesto del sector terciario. Como colectividad debemos aspirar a otras metas o, al menos, a dar un golpe de timón si queremos alcanzar unos estándares turísticos de sostenibilidad, calidad y referencia cultural homologables a otras ciudades patrimoniales.
Dos consideraciones más. Primera, la alteración paisajística en la finca ‘Zurraquín’ es notable. Segunda, si yo fuese profesor en una escuela de negocios no dudaría en presentar ‘Puy du Fou’ como ejemplo de lobby que consigue dar fluidez a las complejidades burocráticas, económicas y administrativas que un empeño de tal envergadura conlleva, sumar voces destacadas de la sociedad civil, académica y periodística para muñir la opinión pública, y desacreditar a quienes se oponen. El tiempo dirá si este ambicioso proyecto alcanza su pleno desarrollo y, sobre todo, si Toledo es capaz de aprovechar las expectativas laborales y de negocio que estos empresarios, con su millonaria inversión, han abierto.