ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


El bloqueo

Una de las incógnitas de estas elecciones es si va a haber algún partido con mayoría suficiente para gobernar en solitario. Y aunque no tengo carné de profeta todo parece indicar que difícilmente ningún partido logre esa mayoría suficiente. De manera que a partir del 11 de noviembre quién gane las elecciones tendrá que intentar conformar una mayoría parlamentaria que le permita gobernar. Esa responsabilidad no solo recaerá en quién gane las elecciones sino también en el resto de los partidos con representación parlamentaria. Naturalmente en unos más que en otros, porque la responsabilidad será de los partidos que con sus escaños puedan sumar esa mayoría suficiente que de al país un Gobierno estable. 
Claro que después de haber visto atentamente el primer y único debate electoral celebrado entre los líderes políticos, parece que no va a ser nada fácil que entre ellos lleguen a acuerdos. 
Ciertamente Albert Rivera se "ofreció", aunque no se sabe a quién, para que en la legislatura que va a comenzar no haya bloqueos, pero el problema de Ciudadanos es que las encuestas no les auguran buenos resultados por lo que sus escaños a lo mejor no son tan determinantes como lo pudieron ser en la legislatura pasada. 
También Pablo Iglesias insistió a Pedro Sánchez de que ellos dos podían y debían entenderse pero el Presidente en funciones no cejo en remarcar todo lo que le separa de Unidas Podemos. Y la verdad sea dicha lo que les separa es mucho. 
En la fallida legislatura pasada Pedro Sánchez no quiso cogobernar con Unidas Podemos, y no se le puede reprochar porque habría sido un Gobierno bicéfalo, además con posiciones muy diferentes respecto a las grandes cuestiones de Estado como lo es, entre otros, el problema catalán. Y esas diferencias se volvieron a manifestar en el debate electoral. 
Lo que sí se puede reprochar a Sánchez es que no dijera desde el primer día que no quería gobernar con Unidas Podemos y que prefería un acuerdo parlamentario. 
Ahora Pedro Sánchez lo viene diciendo: acuerdos con Unidas Podemos sí, pero nada de gobierno de coalición. 
Por lo pronto Pablo Iglesias insiste en que él y los suyos a lo único que aspiran es a entrar en el Gobierno. Si Iglesias se mantiene en esta posición podemos volver a asistir a como Unidas Podemos dificulta un Gobierno socialista. 
Pero también en la legislatura pasada hubo posibilidad de hacer otros acuerdos. Sánchez podía haber pactado con Albert Rivera. Pero Rivera se negó en redondo a barajar esa posibilidad y Sánchez tampoco tenía demasiado interés en pactar con Rivera. 
En cuanto a Pablo Casado se ha cuidado muy bien en rechazar a sus posibles socios, Ciudadanos y Vox. El líder del PP lo tiene claro: quiere gobernar y para ello sabe que puede necesitar el concurso de Albert Rivera y Santiago Abascal, concurso que no piensa rechazar. 
Pero dependiendo de los resultados hay otra alternativa para que no se produzca un nuevo bloqueo: que el PSOE saque entre 120 o 140 escaños que le augura José Feliz Tezanos, y no tenga que pactar con nadie porque le baste la abstención del PP. Una carambola pero que se puede dar. 
El resultado es que este próximo domingo acudiremos a las urnas y que sería imperdonable que sea cual sea el resultado los dirigentes políticos no sean capaces de cerrar acuerdos para que se forme un gobierno con apoyo parlamentario suficiente. 
Si esta vez los líderes políticos vuelven a actuar de manera irresponsable, sería de agradecer que las bases de sus partidos les despidan por manifiesta incapacidad como políticos.