Barrio de Santo Tomé

Juan Ignacio de Mesa


Natalidad

Sigue el debate sobre la política que se debe llevar para ¿resolver? el problema de la inmigración y, mientras tanto, poco se debate sobre la política demográfica. España en particular y Europa en general, ve como desciende la tasa de natalidad. En España la tasa era de 10,42 en 2010 habiendo bajado en 2018 a 7,86. En Castilla-La Mancha la reducción ha sido aun mayor, pasando de un 10,52 en 2010 a un 7,75 en 2018. Sólo durante el primer semestre del año pasado nacieron en España 179.794 niños y murieron 226.384 personas. El mayor número de nacimientos entre la población extranjera residente en España permite reducir el efecto de que las cifras sean aún más nefastas. En Castilla-La Mancha la tasa de natalidad entre los inmigrantes ha sido del 15,80 en 2018, más del doble que entre los de madre española. Si a esto le añadimos que la esperanza de vida se encuentra cerca de los 83 años y que, según la Universidad Seattle, en 2040, España será el país con mayor esperanza de vida del mundo con una edad de 85,8 años, tenemos claro que habrá que empezar a plantearse muchas cuestiones. La primera es si se debe llevar a cabo una política para apoyar, potenciar y defender que aumente la tasa de natalidad si no queremos convertirnos en un país de viejos. La segunda es que debemos tomarnos en serio las políticas migratorias y de integración de los inmigrantes en la sociedad española. Hoy algo más del 10% de la población española es de origen extranjero, pero la baja tasa de natalidad de las españolas, la mayor tasa de natalidad de las extranjeras y la entrada de inmigrantes hará que ese porcentaje aumente de forma importante. Apoyar a las madres, potenciar políticas de ayudas en todos lo niveles, debatir, discutir y buscar soluciones. Ahora hablamos de la España vaciada por el éxodo de la población rural a las zonas urbanas, pero ¿qué sucederá cuando empiece a caer la población de toda España?