ÁNGULOS INVERTIDOS

Jesús Fuentes


Hospital, por fin

23/11/2020

Comenzaba la semana con la inauguración oficial del que será hospital universitario de Toledo. Un proyecto largo tiempo esperado. Tanto que algunos llegaron a pensar que no terminaría nunca. Ahora comienza una segunda parte que es la de su adecuación y mobiliario de un centro sanitario que en nada se asemeja al traslado de casa, como algunos parecen creer. Precisamente sostiene esta creencia sin explicitar quienes forman parte del grupo político que protagonizó una de las historias más surrealistas de la política reciente. Tal vez una historia como esa solo sea posible en un lugar como la Mancha. En ese espacio improbable situó Cervantes a su personaje fantástico o José Luis Cuerda a sus personajes no menos improbables.
Por si alguien no lo recuerda, en esta Comunidad hubo un tiempo breve, afortunadamente, en la que gobernó el PP. Pues bien, los miembros de este partido pusieron en práctica el despropósito de paralizar las obras del citado hospital. A sus miembros dirigentes les parecía un despilfarro que los ciudadanos de la Mancha dispusieran de un hospital actualizado, sustituyendo al de la época franquista, Virgen de la Salud, que se caía a cacho. No sabemos si querían mantenerle por nostalgia o porque consideraban que los habitantes de estos territorios no merecían un hospital en el que cada enfermo dispusiera de una habitación o que se utilizaran para el revestimiento de algunas zonas mármol de Portugal, por cierto más barato que el de otros lugares de la Península. A eso dirigentes eso les parecía un lujo solo al alcance de los ricos, no de la gente humilde que Castilla-la Mancha. Así que entre medio de ruido, mucho ruido, dejando caer las sospechas de corruptelas y otras lindezas que algunos Consejeros pronunciaban un día sí y otro también decidieron para las obras, pagar con dinero público a las empresas perjudicadas las indemnizaciones pertinentes y paralizar las obras. Había que jibarizar un proyecto que, según ellos, era pretencioso, costoso, disparatado y exagerado. Bueno eso era lo que decían, lo que ocultaban probablemente eran otros objetivos, tal vez muy interesantes para ellos, muy perjudiciales para los ciudadanos de estos territorios. Se comprobará en los siguientes años.