LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Otra simonada

28/10/2020

El ínclito don Simón ha dicho hace unos días, pocos, que la pandemia está remitiendo. Me recuerda el día que dijo que como mucho íbamos a tener uno o dos infectados, vídeo que dio la vuelta al mundo por su acertada profecía. Y todavía sigue ahí, como médico y ‘experto’, en predecir lo contrario que va a pasar. ¡Eso sí que tiene mérito! Meter la gamba a diario, tirarse en un paracaídas sin mascarilla, para contaminar desde el aire a todos los que estaban abajo esperándole, y predecir lo contrario de lo que ha ocurrido. Y es que eso de los ‘asesores’ y del Consejo epidemiológico, y de hablar todo el día de la pandemia, aunque haya que montar un circo, nos tiene a los españoles como en la época del fútbol y los toros, o la de los romanos con el circo, donde los leones se papeaban a los cristianos con la euforia de los asistentes. Pan y circo, y así nos olvidamos de los gastos de los políticos. Ni VOX acertó con su planteamiento. Con que hubiera anunciado que si ganaba las elecciones reduciría los cargos políticos en un 30%, habría salido a hombros. Solo tenía que haber dicho eso, pero como dijo más cosas se metió en camisa de once varas. Por cierto, la estrategia del PP de ponerse a la izquierda del todo, creo que tampoco le va a dar mucho resultado, porque cuando lleguen las elecciones, nos habremos olvidado de la pandemia, de don Simón, de Illa, del IVA de las mascarillas y de todo este lío que lo único que hace es despistar a los contribuyentes.
Además los presupuestos vienen cargados de nuevos impuestos en vez de adelgazar a esta Administración de gordura mórbida, que se fagocita, se bebe y derrocha todo lo que recauda a las clases medias. ¿Querrá este gobierno pasar a la historia como el infame gobierno de Zapatero? Entiendo que no, que Sánchez no quiere pasar a la historia como otro inútil, pero las ganas son una cosa, y sus compañeros de viaje le empujan a otra.
Aznar para unos lo hizo bien y para otros mal, pero no viene mal recordar que cuando llegó al poder lo primero que hizo fue rebajar los impuestos, y de la noche a la mañana, España creó dos millones de puestos de trabajo, y a pesar de esa rebaja, terminó recaudando más. Recaudó tanto hasta el punto que éramos el único país de Europa que cumplía el déficit. O sea que recaudábamos más que gastábamos, lo que nos hizo ser el ejemplo de Europa y pagar nuestras antiguas deudas que arrastrábamos desde la época del dispendio de la Expo, aquel AVE que costó el triple, la financiación de la actual gran Barcelona, etc.
Los impuestos son un cuchillo de doble filo, por un lado recaudan, pero por otro ese aumento de la recaudación en vez de irse a crear puestos de trabajo va a financiar la caterva de asesores, lameculos, subvenciones a asociaciones que no hacen nada, y de empresas públicas que malgastan sin piedad.
Por favor, ¿podríamos despedir de una vez a quienes en vez de aportar nos hunden?