Nada particular

Jesús Morales


Más música menos manchegos

Estuve  en el XI encuentro nacional de polifonía ‘Salvador Ruiz de Luna’ organizado  por la coral talaverana del mismo nombre junto a la Asociación Cultural abulense ‘Tomás Luis de Victoria Amicus meus’ en El Salvador: buen rato disfrutando de la perfecta sintonía y buen gusto de las dos corales;  como soy así el encuentro me ha proporcionado también  aspectos interesantes que comento:
El director de los abulenses explicó al presentar la canción ‘Castilla’ que habian adaptado la versión original a Castilla La Mancha para cantarla en Talavera. Bueno, no entiendo lo que quisieron que se considerase una cortesía porque una vez más repito que Talavera  no es Mancha, ni somos manchegos, ni la Mancha  nos cae cerca.  A ver si queda claro de una vez y no seguimos con la matraca manchega porque la patraña no hace más que contribuir al error, de seguir por este camino seremos culpables de una confusión histórica. Hoy titulé  ‘Menos manchegos’, pero sólo por jugar con las emes- también me gusta ser travieso- perdón, pero la verdad es que ni poco ni mucho, no somos manchegos, cero, carencia absoluta de mancheguismo en Talavera y no aguanto que por ignorancia, pereza, comodidad,  o ineptitud  engloben a Talavera donde les salga de los mismos. Con las autonomías estamos en Castilla la Mancha, pero eso no tiene nada que ver también  están incluidas Guadalajara, la Alcarria, etc y pregúnteles a ellos si son manchegos. No es un rechazo visceral es querer que las cosas tengan su ubicación correcta y no embarullar por ignorancia;  ocurre lo mismo en la página del ayuntamiento de Lucillos según la cual la población pertenece a la comarca de Torrijos.  No. Documentos  del siglo XVI, indican con cuántos soldados debía contribuir Lucillos a la defensa talaverana por su condición  de tierra de Talavera, así que eso de la pertenencia a la comarca torrijeña es una sandez falsa. Pues ahí sigue el dato sin corregir; lo malo es que la mentira se repite,  la escriben  unos y la copian otros y al final la mentira se convierte en ‘dato fiable’ pues no. Difundir información requiere responsabilidad y no se pueden repetir falsedades.
En el recital vi la nula educación de algunos asistentes abriendo y cerrando el portón, hablando, sin respetar a los demás, con niños de seis años para los que debió ser un suplicio etc. pero esto es para otro día. Es duro comprobar que seguimos comportándonos como  paletos mal educados.