La espada de madera

Bienvenido Maquedano


Vegabajum

Estamos en el año 19 del siglo XXI después de Jesucristo. Toda la Hispania está ocupada por los especulatores... ¿Toda? ¡No! Vegabajum, un codiciado espacio de magníficas vistas junto al río y defendido por unos pocos pero irreductibles toletanos resiste todavía y siempre al invasor. Y la vida no es fácil para las guarniciones de legionarios destructores de paisaje y de patrimonio en los cada vez mayores campamentos de Ladrillorum, Tolonum, Madrugorum y Nicolarum. Tras una cruenta batalla librada hace trece años, y gracias a la poción mágica preparada con una receta secreta por el druida Gregorimarañorix, los irreductibles toletanos encabezados por su jefe de alba cabellera Josefomariabarredix y capitaneados por Unescorix, Hispanianostrix, Regisfundationix y Sentidocomunix propiciaron una severa derrota a los legionarios.
Trece años más tarde, las huestes de legionarios amanecen recompuestas y ordenadas, han ido arrancando trozos al pequeño suburbio toletano y la amenaza se cierne de nuevo sobre el paraje de Vegabajum. Los especulatores han levantado dos grandes bloques de viviendas, han vertido opus caementicium para aparcar sus cuadrigas, han atravesado con una calzada arbolada el territorio de Vegabajum, y están a punto de construir un fortín para una cohorte de tricornium. Alentados por la molicie de trece años de paz, confiados en que pasadas derrotas fueron olvidadas y en que ya pocos recuerden adónde nos llevó el dominio de los legionarios especulatores, han comenzado a sonar los cuernos de guerra. El comandante del campamento de Madrugorum ha enardecido a sus tropas con un magnífico y cultísimo discurso, «Ánimo, que sólo dos denarios y cuatro zanjorum impiden la conquista»; el tribuno de Nicolarum ha saltado a la palestra: «Que el siglo V no nos impida vivir en el XXI», imaginando altas torres de apartamentos y arcos de triunfo como recuerdo de sus hazañas bélicas; y la triunvira de Tolonum se lima las uñas y aguarda su momentum y se prepara para más altos honores en la capital del imperio. ¿Conseguirá el sabio druida recordar la receta de la poción mágica? ¿Llegarán a tiempo los ingredientes necesarios de los lejanos lugares de Icomosix, Academicusfernandix, Ministerix o Unescuum? El combate se presenta encarnizado y en las altas instancias de los especulatores ya se trabaja en una invasión de Laperaledum para asfixiar a Vegabajum.
El 29 de octubre de 1959 se publicaron en la revista Pilote las primeras aventuras de Astérix el Galo. Cincuenta años más tarde sigo dando las gracias a sus creadores porque todos tengamos la fortuna de leer sus viejas y nuevas peripecias. Es fácil identificar a quienes crecimos con estos libros debajo del brazo y a quienes desde pequeños los aborrecieron.