scorecardresearch
Javier D. Bazaga

NOTAS AL PIE

Javier D. Bazaga


Cooperativismo: un modelo de éxito

01/07/2022

Modernización, rentabilidad, competitividad, profesionalización, generación de valor... Son conceptos que podríamos atribuir perfectamente a la industria más puntera e innovadora. La logística, aeronáutica, farmacéutica. Pero estas palabras se utilizaron ayer para definir un sector al que pocas veces se le han arrogado estos términos, y que sin embargo le son cada vez más propios.
Los mencionó el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, durante la inauguración del VIII Congreso de Cooperativas-Agroalimentarias que, hasta este viernes, se celebra en Toledo. Y los dijo para un sector, el primario y agroalimentario, que está cada vez más a la vanguardia en sus procesos de producción y sostenibilidad, sin descuidar su razón de ser, la de alimentar al mundo.
Algo que han venido haciendo con solvencia estas empresas de economía social que son las cooperativas, como se ha demostrado en los momentos más duros de la pandemia, y también ahora con una crisis económica derivada de la invasión de Rusia a Ucrania, que está alterando cada eslabon de la cadena alimentaria, desde la producción con el incremento de los costes de la energía y otros insumos, hasta el incremento de las materias primas para poder envasar los productos. Algo que, con la inflación por encima del 10%, resulta más que complicado repercutir en el precio final para el consumidor, poniendo a estos productores –más de 1,2 millones de socios en España en 3.699 cooperativas– contra la espada y la pared, tal y como constató el presidente de la organización, Ángel Villafranca.
Este congreso pretende diseñar la estrategia del sector cooperativo en España hasta 2024, con el objetivo de seguir alimentando al mundo como sector eminentemente exportador, mejorando el rendimiento de las explotaciones, y siendo cada vez más sostenibles. Aquí el ministro Planas se alineó con una premisa: «sostenibilidad sí, toda, pero también rentabilidad», ya que «nada es sostenible si no es rentable», afirmó mostrando sensibilidad con la situación actual por la que atravesamos todos, y que «nos toca vivir».
Es por eso que ahondó en la necesidad de seguir avanzando en la integración cooperativa para seguir haciendo frente a esos retos que tiene el sector por delante, y para la que habrá políticas de impulso con más ayudas e incentivos para la incorporación de las mujeres y los jóvenes al campo, que son la garantía del relevo generacional.
El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ejemplificó esa integración de esta manera con pájaros: cuando arrecia la tormenta, los más pequeños se ocultan, mientras que los más grandes vuelan más alto para sortear el temporal. Es por eso que también defendió una «filosofía» que «cuando vienen mal se reparten los costes, y cuando vienen bien se democratiza más».
En este congreso ha quedado claro que el cooperativismo es un modelo de éxito, que necesita seguir desarrollándose para seguir alimentándonos.