En el Camino

Enrique Sánchez Lubián


Una libertad de todos

26/07/2020

La Asociación de Periodistas Europeos ha concedido el premio ‘Francisco Cerecedo’ a Vicente Vallés, destacando el rigor, independencia y profundidad con que ejerce su trabajo desde hace décadas. Se resalta, también, que sus informativos en Antena 3 se han convertido en «un espacio de reflexión y de serenidad» en tiempos de confusión y de convulsión, añadiéndose que es «todo lo incómodo que pueda resultar un periodista no alineado, neutral y de espíritu crítico».
Días antes de ser distinguido, Vallés ha estado inmerso en un sonado debate sobre las interferencias políticas en el ejercicio de la libertad de expresión. El rifirrafe creció con las declaraciones del vicepresidente Iglesias diciendo que debía ‘naturalizarse’ que cualquiera que tenga presencia pública o responsabilidades en una empresa de comunicación o en política está sujeto tanto a la crítica como al insulto en las redes sociales. Estas controvertidas palabras, que, compártanse o no, reflejan una triste realidad, alentaron la solidaridad hacia el presentador, no faltando las habituales estridencias de quienes consideran que el actual gobierno quiere sustituir nuestra democracia por la más abyecta dictadura.
Posicionarse contra las injerencias en el ejercicio profesional de los periodistas es necesario. Pero la libertad de expresión no solo se defiende desde el corporativismo de quienes se prodigan en tertulias, debates o columnas de postín, sino que presenta numerosas aristas, precisa que sobrevivan los medios y del apoyo de toda la sociedad. Cerca de nosotros también hay frentes abiertos en donde está peleándose para que tal derecho no sea cercenado. Tras afrontar un ERTE por la crisis sanitaria, los trabajadores de las ‘Tribunas’ en Castilla-La Mancha están viéndole las orejas al lobo si su grupo editor consuma un ERE que podría afectar a decenas de ellos e incluso hacer peligrar su continuidad en los quioscos. La sombra del desempleo, la precariedad o la subsistencia se cierne sobre otros compañeros. Desde ‘Toledodiario.es’ se han buscado apoyos mediante una campaña de crowdfunding, apostando por la importancia y necesidad del periodismo local. Si tan negros presagios llegaran a materializarse, todos perderíamos, porque no olvidemos, que sin periodistas (llámense Vallés o no) no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia.



Las más vistas